La responsabilidad de los medios frente al drama migratorio

Este viernes tenía la oportunidad de participar con una comunicación en el VII Congreso Internacional sobre Inmigración, Interculturalidad y Convivencia organizado por el Instituto de Estudios Ceutíes. En concreto mi participación se enmarcaba en la mesa temática Medios de Comunicación e Inmigración que dirigía el periodista Ignacio Cembrero. La comunicación se publicará en unos meses en un libro que recogerá todos los aspectos abordados en este Congreso pero antes de que llegue ese momento me gustaría compartir con vosotros algunos de los puntos que abordaba en la misma.

Los medios de comunicación tienen una importante responsabilidad a la hora de crear modelos y referentes sobre la sociedad en que vivimos, es por ello que el tratamiento que realizan de las migraciones debe realizarse desde la búsqueda del contexto y la huida de los estereotipos y la criminalización de aquellos que llegan a territorio español o europeo huyendo del hambre, la miseria, las persecuciones étnicas o sexuales, o la guerra.

Entre los aspectos que ayudan al periodista a realizar su trabajo de forma responsable se encuentra el uso adecuado del lenguaje. Si bien hay quienes aún no lo dan por aceptado, en opinión de la que escribe el término inmigrante debe quedar a un lado y optar por el uso del más genérico migrante. El motivo no es otro que las connotaciones negativas de las que se ha dotado al primero por años de uso criminalizador, acompañándolo de palabras como ilegal, que aportan a la sociedad una imagen de los migrantes como delincuentes. Esta criminalización de los migrantes se ha convertido, además, en uno de los argumentos esgrimidos por los partidos de extrema derecha que, especialmente en el continente europeo, están viviendo un renacer y creciendo en adeptos, como demuestran los datos de Amanecer Dorado en Grecia o el Frente Nacional en Francia.

Otro de los asuntos abordados en la comunicación incide en un aspecto que también sigue generando debate en las redacciones, si el hecho de que un suceso se repita de forma continua hace que deje de ser noticia. Las miles de muertes en el Mediterráneo no pueden dejar de reflejarse en los medios de comunicación porque una realidad no contada acaba siendo una realidad que no existe socialmente. Cerrar los ojos al drama que estas muertes suponen nos insensibiliza como sociedad.

Finalmente, no podemos dejar pasar el doble rasero que suele emplearse mediática y socialmente al hablar de los jóvenes que abandonan nuestro país en busca de nuevas oportunidades y aquellos que llegan en busca de las suyas propias, quizá ha llegado el momento de que reflexionemos y nos preguntemos si nos gustaría que trataran a los jóvenes españoles que llegan a otros países como tratamos nosotros a aquellos que llegan al nuestro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s