Clinton frente a Trump, la anticampaña

El tiempo sigue corriendo hacia las elecciones en Estados Unidos, quedan apenas dos días y el nerviosismo es más que evidente en las dos principales candidaturas. Las encuestas de las últimas horas continúan otorgando, en casi todos los casos, una victoria de Hillary Clinton por la mínima pero los Demócratas no están tranquilos y son conscientes de que la balanza puede inclinarse hacia cualquiera de los dos lados el próximo martes.

Igual que no parecía posible la aprobación del Brexit por parte de los votantes del Reino Unido o el no de los colombianos al proceso de paz con las FARC, a día de hoy sigue pareciendo poco realista que el empresario millonario, Donald Trump, alcanzara no solo la nominación Republicana, sino que le haya plantado cara durante la campaña a toda una ex secretaria de Estado, además de candidata favorita de los mercados y el establishment, y se encuentre con posibilidades de asestarle el golpe definitivo con su victoria en la carrera hacia la Casa Blanca.

Esta ha sido, además, una campaña poco elegante, sucia en algunos momentos. Una anticampaña. Los escándalos sexuales han sido protagonistas en el seno de las dos candidaturas, desde el vídeo de Trump denigrando a las mujeres o las continuas denuncias de abusos hacia el candidato Republicano, a la rueda de prensa de este acompañado por mujeres que acusan al marido de la candidata Demócrata de haber abusado sexualmente de ellas, pasando por el del ex marido de la asesora personal de Clinton, que ha vuelto a poner en primera línea el caso de los correos electrónicos enviados desde servidores no seguros. Una campaña con continuas salidas de tono por parte de Trump que han dado la vuelta al mundo y en la que Clinton no ha logrado ilusionar al electorado con su mensaje.

Lo que parece claro es que ambos candidatos son favoritos entre diversos sectores sociales. Mientras que Trump es el candidato preferido por la mayoría de los votantes blancos sin formación universitaria y los mayores de 65 años, entre los que ha calado su mensaje de “Volver a hacer grande a America”, Clinton es la candidata de las mujeres y los votantes blancos con formación universitaria, así como de las minorías raciales en las que ha centrado gran parte de su campaña con su mensaje “Juntos somos más fuertes”. El resultado final de las elecciones del próximo martes dependerá de hasta qué punto los candidatos sean capaces de movilizar a estos sectores.

Por el momento, los dos siguen recorriendo aquellos estados en los que aún no está decidido quien será el vencedor. Los swing states son fundamentales en estas últimas horas de campaña para arañar todos los votos posibles. La noche del martes sabremos el ganador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s