Swing states frente a Safe states

En estos días que nos quedan hasta las elecciones presidenciales estadounidenses, que se celebrarán el 8 de noviembre, seguimos aclarando algunos de los conceptos que más vamos a escuchar en referencia a la jornada electoral.

Uno de los términos más curiosos es el de Swing state (estado pendular) o Battleground state (estado en disputa). Estas son las palabras que se emplean para referirse a aquellos estados en los que las encuestas no dan una ventaja significativa a ninguno de los candidatos, es decir, cuyo resultado final no está claro. Es en estos estados en los que los aspirantes a la Casa Blanca invierten gran parte de sus esfuerzos ya que la victoria en los mismos puede decantar la balanza en el Colegio electoral. Entre los estados que se encuentran en esta situación de cara las elecciones del próximo martes se encuentran, según la CNN, Arizona, 1 de Maine, 1 de Nebraska, Nevada, Carolina del Norte, Utah y Florida. Precisamente Florida, con sus 29 votos electorales, suele ser uno de los estados decisivos en las elecciones presidenciales en Estados Unidos aunque las encuestas de los últimos días parecen otorgar una cierta ventaja a Clinton frente a Trump, un resultado que puede venir dado por el elevado número de latinos que residen en el estado y las ideas esgrimidas por el candidato republicano respecto a este colectivo.

Frente a los Swing states se encuentran los Safe states (estados seguros), aquellos en los que las encuestas dan una victoria clara a uno de los dos partidos. En el caso de los Demócratas, de forma tradicional, California (55 votos electorales) es un Safe state, en el lado opuesto, el de los Republicanos, encontramos a Texas (38 votos electorales). En los estados seguros o no pendulares (no swing states) la campaña suele ser, tal y como indica la lógica, mucho más reducida ya que tanto los futuros vencedores como los futuros derrotados en los mismos prefieren destinar sus recursos a estados en los que el resultado se encuentre más ajustado.

Como ejemplo de esto, mientras que los Demócratas, con Hillary Clinton a la cabeza, han decidido desplegar toda su artillería de campaña en estas jornadas en estados como Arizona o Nevada, los Republicanos han decidido centrarse en Florida, donde Trump está tratando de arrancar el máximo número de apoyos y acercarse a Clinton a quien, por el momento, las encuestas dan como vencedora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s