El gran espectáculo americano

Esta madrugada ha tenido lugar el segundo debate entre los candidatos a las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Hillary Clinton y Donald Trump se han enfrentado cara a cara con el ambiente enrarecido a causa del video que en los últimos días ha dejado al descubierto la cara más machista del candidato republicano, Donald Trump. Un vídeo que ha provocado no pocas reacciones de desprecio entre los propios republicanos y que ha supuesto que destacadas personalidades del partido se hayan apartado del candidato poniendo de manifiesto, incluso, la retirada de su apoyo al mismo. Las informaciones sobre la posibilidad de desbancar al candidato a apenas un mes de las elecciones han tenido cabida también en esta polémica que anoche, a apenas unas horas del debate, vivía un nuevo episodio.

En la creencia de que no hay mejor defensa que un buen ataque, el candidato republicano comparecía brevemente ante los medios acompañado de cuatro mujeres. No se trataba de cuatro mujeres cualquiera sino de aquellas que han denunciado a lo largo de los últimos años haber sido víctimas de acoso sexual, e incluso de violación, por parte de Bill Clinton, ex presidente y marido de la candidata democrata. Estas cuatro mujeres, a las que Trump ridiculizó antaño, se sentaron en la mesa junto al candidato republicano para mostrarle su apoyo y anunciar que acudirían al debate. El objetivo no era otro que tratar de poner entre la espada y la pared a la candidata demócrata, que en su momento negó las acusaciones, y acusarla de no defender los derechos de las mujeres cuando lo que está en juego tiene que ver con sus intereses personales. Un ejemplo más del machismo de Trump, que recurre a as acciones de Bill Clinton para desacreditar a Hillary.

El debate quedaba, de este modo, marcado por el espectáculo previo. Un debate que algunos medios, como Univisión, han calificado como “el más salvaje de la historia”, con un Trump más faltoso de lo habitual (que ya es decir) y Hillary Clinton obteniendo una victoria que no es suficiente, ya que las bajas expectativas creadas por Donald Trump  le permitieron salir vivo. La victoria de Clinton debía ser por KO, y no lo consiguió, por lo que, a pesar de su victoria, la candidata demócrata sale un poco más débil de este segundo cara a cara.

Lo cierto es que Trump salió vivo del debate pero quizás esto no sea suficiente para remontar en una campaña que se le ha puesto muy cuesta arriba con la retirada del apoyo y las críticas constantes de miembros de su propio partido. Además, las últimas semanas, escándalo tras escándalo, hacen pensar que aún pueda quedar alguna sorpresa más en el desarrollo de este último mes de campaña.

Mientras tanto, esta que escribe está revisando (una vez más) El Ala Oeste de la Casa Blanca y, casualidades de la vida, en la ficción la campaña también es la protagonista. Santos frente a Vinick en la carrera hacia la Casa Blanca… Qué bonito sería que esta última fuera la campaña real y todo lo que he contado arriba no fuera más que un producto de ficción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s