Cine y política: ¡cuidado que nos la cuelan!

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué todos los malos de las películas de los 80 y los 90 hablan con acento ruso?  O ¿por qué desde que comenzó el siglo XXI han sido sustituidos por musulmanes? ¿Por qué la mayor parte de las películas nos venden el éxito como tener un trabajo importante y ganar mucho dinero? o ¿Por qué en las películas de aventuras las mujeres suelen tener un papel secundario de mero acompañante o enamoradas del héroe?

Hace unos meses tenía la oportunidad de participar en el programa Hora de Debate precisamente para abordar estas cuestiones y cómo el cine o la televisión influyen en nuestra vida a través de referentes políticos que no somos ni siquiera conscientes de que estamos consumiendo. Esta no es una entrada para que dejemos de ir al cine, simplemente pretende que cuando nos sentemos frente a la pantalla seamos conscientes de qué consumimos y cómo la política, de la que muchos reniegan en conversaciones diarias, se cuela en nuestra vida de múltiples maneras.

Uno de los ejemplos más claros es, quizás, el que señalaba en las dos preguntas que abren esta entrada. La maldad estuvo encarnada durante gran parte de los años 70, 80 y primeros noventa por hombres blancos con aspecto y acento ruso. No fue fruto de la casualidad. La guerra fría, que nuestra generación recuerda más por los libros de historia que por los hechos que sucedieron durante la juventud de nuestros padres o los primeros años de nuestra infancia, se coló en nuestras cabezas a través de cientos de películas americanas, encargadas no solo de entretenernos con aventuras sino de colar en el imaginario colectivo occidental la visión de los Estados Unidos como el héroe frente a los regímenes comunistas, principal enemigo americano durante décadas. Todo cambio tras los atentados del 11-S, los malos, entonces, comenzaron a ser morenos y a profesar el Islam como religión, un nuevo enemigo para el mundo con la industria cinematográfica, de nuevo, como protagonista.

El ejemplo del papel de la mujer en el cine es también especialmente relevante. Desde nuestros primeros años de vida vivimos rodeados de arquetipos de mujeres que esperan a ser rescatadas por hombres que luchan contra dragones y cuyos besos tienen poderes curativos. Mujeres que se embarcan en aventuras por amor, no porque esté en su naturaleza la búsqueda de la aventura si no porque siguen a un hombre que de verdad la merece. Mujeres comparsa, siempre en un segundo plano, seguidoras o colaboradoras, casi nunca protagonistas. Ningún medio es tan eficaz como el cine para perpatuar los estereotipos de género.

Estas ideas, y otras muchas, se cuelan en nuestra vida cuando menos lo esperamos. Todos nos protegemos frente a la información política en los telediarios, lo hacemos frente a las conversaciones con amigos, a la hora de hacer frente a la propaganda tradicional, pero dejamos la armadura a un lado, la mayor parte de las veces, cuando nos ponemos cómodos en el sofá de casa y nos disponemos a ver una película (o una serie, esto vale igual).

La pregunta que surge, inevitablemente, es por qué son estos y no otros los valores que transmite el cine. Por qué otras historias e ideas no consiguen llegar hasta nosotros. La respuesta pasa por la industria que se mantiene en manos conservadoras, en el sentido de su interés por mantener el orden establecido y las ideas de la clase dominante, por ello acaba resultando casi imposible que las cintas que no se adaptan a sus intereses lleguen a las salas, o si lo hacen acaba siendo de forma minoritaria. Aún así existen, y os recomiendo que veáis Hora de Debate para conocer un poco más sobre esta discusión y algunos títulos que quizás desde hoy considereis de otra manera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s