Puigdemont salva el órdago de la cuestión de confianza con la propuesta de un nuevo referéndum

img_0265-0La tensión vivida a lo largo de la última semana en torno al PSOE nos ha impedido centrarnos en otras cuestiones de actualidad que han sucedido durante estos días, entre otros la cuestión de confianza a la que se ha sometido el president de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont.

Puigdemont ha logrado salir airoso de este órdago (planteado tras no lograr el apoyo de las CUP a los presupuestos al inicio de este verano) poniendo sobre la mesa la celebración de un referéndum de independencia en el plazo de un año, planteamiento que le ha permitido sacar adelante esta cuestión de confianza precisamente con el apoyo de quienes se negaron a aprobar sus presupuestos.

El referéndum sobre la independencia ha sido el peaje pagado por Puigdemont para lograr el apoyo de las CUP en esta cuestión de confianza, un apoyo que espera que se extienda al presupuesto ya que de no ser así ya ha anunciado su intención de convocar unas nuevas elecciones que alejarían la posibilidad del referéndum independentista. Pese a la advertencia, la portavoz de las CUP no ha garantizado el apoyo de su formación a las cuentas y ha asegurado que no las apoyará antes de verlas ni si se reproducen las presentadas el pasado mes de junio.

De vuelta al referéndum, el president de la Generalitat ha asegurado que se celebrará con o sin el apoyo del Estado, una afirmación que no ha sentado nada bien en el seno del PP, cuyo portavoz, Xavier García Albiol, aseveraba en sede parlamentaria que nadie va a convocar un “referéndum ilegal”. Un rechazo que también planteaba la líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, quien señalaba en su intervención  que el president carece de autoridad política y legal para plantear un proceso que culmine con la separación de Cataluña del resto de España. El PSC y Catalunya Si Que Es Pot, por su parte, insistían en la necesidad de que cualquier decisión pase por la negociación y el acuerdo con el Gobierno de la nación, con un matiz, el portavoz de CSQP, Lluis Rabell, admitía que aceptaría “un referéndum útil con efectos políticos y jurídicos” que fuera reconocido por la Unión Europea y la comunidad internacional.

Nada nuevo bajo el sol en los planteamientos de cada una de las formaciones que forman parte del arco parlamentario catalán, aunque sí es significativo el desvío tomado por el Gobierno de la Generalitat en su hoja de ruta para la independencia, que se aleja del proceso constituyente planteado durante la campaña electoral para volver a recurrir al referéndum. Entretanto, el Gobierno de España en funciones sigue sin plantearse la posibilidad de sentarse a negociar ninguna propuesta relacionada con una consulta sobre la independencia, por lo que la situación catalana sigue en el mismo callejón sin salida de hace un año. Ningún avance significativo, salvo que los catalanes siguen sin presupuesto y sin una garantía de que vayan a aprobarse, tras una cuestión de confianza provocada por el no a los presupuestos en la que prácticamente solo se ha hablado del sí a la convocatoria de un referéndum.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s