Guerra civil en el PSOE

Un circo de tres pistas. No se me ocurre una frase mejor para definir la situación del PSOE. Cuando la crisis abierta entre los afines a Pedro Sánchez y sus críticos parecía no poder ir a peor, la realidad se ha encargado de desmentirlo.

En la entrada de este miércoles ya hablábamos de los rumores que situaban a 17 miembros de la Ejecutiva a punto de dimitir, una dimisión que, siempre según la interpretación de los críticos, forzaría la salida de Sánchez de la secretaría general y la puesta en funcionamiento de una comisión gestora encargada del partido hasta la celebración de un Congreso extraordinario. Mientras que la dimisión sí que se produjo, todo lo demás no. Y es que la interpretación de Pedro Sánchez y sus afines no coindice con la de los críticos. En este caso, consideran los estatutos de forma literal y señalan que en ningún caso se recoge el cese del resto de la Ejecutiva y el secretario general, ni la formación de una comisión gestora, sino que se señala la convocatoria de una Congreso extraordinario para la elección de los órganos del partido.

De este modo, el PSOE atraviesa desde hace 24 horas una situación de absoluto descontrol. Mientras que Sánchez y el resto de los miembros de la Ejecutiva no dimitida siguen considerandose al frente del partido y mantienen su idea de presentar la celebración del Congreso extraordinario en el Comité Federal de este sábado, los críticos consideran que no son ya mas que militantes como los demás, por lo que la máxima autoridad del partido es, hoy por hoy, la presidenta del Comité Federal. Dos opiniones contradictorias y que han provocado el enfrentamiento entre partidarios de unos  otros durante toda la jornada, un enfrentamiento al que se ha sumado la petición por parte de los críticos de la reunión de la Comisión de Garantías para que resuelva las discrepancias, y las amenazas de fuentes cercanas a la Ejecutiva de Sánchez de acudir a la justicia ordinaria.

Al enfrentamiento dialéctico se han sumado, además, algunos gestos que han contribuido a que la imagen que refleja el PSOE sea de auténtica guerra civil. De un lado, el impedimiento a miembros dimisionarios de la Ejecutiva de recoger sus objetos personales de los despachos que ocupaban en la sede del partido en Ferraz, de otro la llegada esta misma mañana de la presidenta del Comité Federal, perteneciente al sector crítico, para registrar la petición de reunión de la Comisión de Garantías y poner sobre la mesa que ahora ella es la máxima autoridad.

Quedan menos de dos días para que se celebre el Comité Federal ya anunciado pero al ritmo que se suceden los acontecimientos todo puede pasar. La tensión en la reunión del sábado estará a flor de piel, eso es evidente, lo que no lo es tanto es si Sánchez acudirá como secretario general o como simple militante. Hagan sus apuestas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s