El Ministerio del Tiempo, la serie para reconciliarse con España

CfOmXhhW4AE6BMP.jpg large

Escena de El Ministerio del tiempo (Foto: Twitter oficial de la serie)

“España trata muy mal a sus héroes”. Esa es una de las frases que aún me resuena en la cabeza de los últimos capítulos de la ficción española más laureada de los últimos tiempos. Cuesta creer que la renovación de una serie como El Ministerio del tiempo estuviera en el aire hace escasos meses. Porque cualquiera que haya visto algunos minutos de esta historia se habrá caído sin remedio en un universo a medio camino entre la nostalgia y la mala leche.

 Porque hablar de El Ministerio del tiempo es hacerlo, inevitablemente, de España. Con ella recorremos algunos de los momentos más significativos de nuestra historia. Con ella contemplamos como un día fuimos (casi) invencibles y como las gestas de muchos están hoy borradas de la memoria colectiva. Sólo hay que acudir al último capítulo emitido en Televisión Española, esos últimos de Filipinas que lucharon por algo que ya no existía salvo en sus sueños.

 Hablar de España y hacerlo con cariño y humor hoy día tiene muchísimo mérito. Hablar de nuestros héroes cotidianos como Pau Gasol o Iniesta o hacerlo de aquellos que elevaron nuestro país a las más altas cotas de prestigio. Pienso en Federico García Lorca y, especialmente, en Cervantes. Recuerdo la escena en la que Pere Ponce es testigo privilegiado de todo lo que ha significado en el mundo el legado cervantino. Para mí el instante más sublime de todos los que nos ha regalado esta serie.

 Ahora El Ministerio del tiempo regresa con más fuerza que nunca. Recuperado el personaje de Rodolfo Sancho perdemos, por el momento, a nuestro querido Pacino. Hugo Silva ha logrado convertirse en uno de los reclamos de esta serie. Me alegra que Silva sea tenido en cuenta como lo que es: un trabajador incansable y, especialmente, un actor muy dotado para la comedia.

 Con este regreso nos llegan muchas incógnitas: todos los caminos que se han ido abriendo en los últimos capítulos. Hay muchas, muchísimas teorías acerca del futuro del trío protagonista y estoy convencida de que los guionistas de esta magnífica serie sabrán estar a la altura de las altas expectativas levantadas.

 Nos queda, por tanto, muchos personajes que redescubrir de nuestra historia. La siguiente parada será el Alcázar de Madrid allá por el año 1734. Hasta allí viajará nuestra particular patrulla para investigar un robo de arte. Será este el primero de los últimos cinco capítulos que quedan por emitirse de esta magnífica segunda temporada. Todos a esperar el lunes para seguir disfrutando de esta España puñetera, melancólica, perdedora y tan auténtica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s