Cuenta atrás hacia unas nuevas elecciones generales

1626_1457356664602

Audiencia del Rey Felipe VI con el presidente del Congreso, Patxi López / Foto: Congreso de los Diputados

En apenas diez días, cuando el reloj corra ya casi inevitablemente hacia la convocatoria de unas nuevas elecciones, el rey Felipe VI volverá a llamar a los partidos políticos a una nueva ronda de consultas. Una ronda de consultas in extremis a la espera de que un acuerdo de última hora evite que los españoles tengamos que volver a acudir a las urnas 6 meses después de la primera convocatoria de las generales.

Lo cierto es que, hoy por hoy, ese acuerdo in extremis parece poco factible, si bien son muchas las teorías que se manejan respecto a su posibilidad. Algunos insisten en que será la gran coalición, excusada en la responsabilidad y el bienestar del país, la que acabe triunfando. Una opción que, basándonos en las declaraciones de los líderes del PSOE, parece poco probable, al menos en este momento. No es descartable, sin embargo, que, de repetirse las elecciones y arrojar unos resultados similares, esta gran coalición acabe convirtiéndose en una opción amparada en que España no puede vivir eternamente en un bucle de repetición electoral y gobierno provisional porque los líderes de los distintos partidos no son capaces de ponerse de acuerdo.

El acuerdo PSOE, Podemos, Ciudadanos, por otro lado, es ya una opción prácticamente imposible. Lo hemos avisado durante semanas en nuestras distintas entradas, Podemos y Ciudadanos son, hoy por hoy, como el agua y el aceite. Si bien ambas formaciones pueden acabar alcanzando acuerdos en materias como la regeneración democrática, sus planteamientos económicos y sociales se encuentran en polos opuestos y sus líderes lo saben. Los intentos del PSOE de lograr un acuerdo a 3 no han hecho más que poner sobre la mesa esta lejanía y situar a las dos nuevas formaciones como lo que son, antagónicas e irreconciliables, la nueva izquierda frente a la nueva derecha.

Finalmente están los que consideran que podría darse la opción ‘Borgen’ (insistimos, si alguno no habéis visto esta serie estáis tardando en hacerlo). Una opción que situaría a Albert Rivera al frente de un Gobierno en minoría, con la abstención de populares y socialistas, y la incorporación de ministros independientes cercanos a estas dos formaciones al posible Ejecutivo. Una teoría poco probable que llevaría a la cuarta fuerza a situarse en cabeza del Gobierno.

Así el panorama, descontamos ya los días para una nueva campaña electoral (si es que en los últimos dos años hemos dejado de vivir en ese estado en algún momento) marcada por el hartazgo de la ciudadanía y un más que probable incremento de la abstención. Si el desencanto de los españoles con la clase política era ya evidente antes del pasado 20 de diciembre, los acontecimientos de los últimos meses no han contribuido, en ningún modo, a mejorar este estado de opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s