House of Cards, la encarnación del mal

house-of-cards-season-4-release-date-uk

Imagen promocional de la cuarta temporada de House of Cards

Nadie encarna la maldad de una forma tan entretenida como el que ya se ha convertido en mi matrimonio favorito de las series: Frank y Claire Underwood. De hecho, creo que tengo serias dificultades para determinar cual es peor de los dos porque, si bien Frank no tiene valores morales de ningún tipo que le detengan a la hora de cometer sus fechorías, Claire (nadie volverá a pensar en Robin Wright como la dulce Princesa Prometida) sí parece tenerlos pero no duda en saltárselos a la torera cada vez que le parece oportuno.

La cuarta temporada de House of Cards ha conseguido reconciliarme con una serie en la que, tras una tercera que ni fu ni fa, la falta de escrúpulos, el engaño y la maldad son los auténticos protagonistas. Sabéis de mi amor por las series idealistas, en las que sus protagonistas son todo aquello con lo que los demás soñamos ser pero es que, si tienes que ser malo, tienes que serlo como los Underwood.

Entrando en la cuarta temporada (si no la habéis terminado no sigáis leyendo hay algunos spoilers) tengo que reconocer que me gustan todas y cada una de las tramas abiertas. Pero vayamos por partes:

Al final de la tercera temporada veíamos a Claire Underwood abandonado a su marido. Durante los primeros capítulos de la cuarta se mantiene en esta línea. Claire ha peleado tanto como Frank para conseguir llegar al punto en que se encuentran y esta harta de ser solo una cara bonita al lado de su marido. Harta de ser solo la primera dama de los Estados Unidos, esta temporada nos muestra a la Claire más resolutiva. Primero plantandole cara a Frank, dejandole claro que tiene dos opciones, apostar por ella para la vicepresidencia o el divorcio, y después, tras el atentado contra Frank, encabezando las negociaciones con el presidente ruso Petrov y consiguiendo su objetivo. Tengo que reconocer que me ha parecido muy acertada la parte de la trama en la que, por fin, la señora Underwood consigue lo que desea y es nominada a la vicepresidencia porque sí está preparada y porque nadie mejor que ella para acompañar a Frank en la carrera a la Casa Blanca, con voz y voto. Ella lo vale.

150219140526-08-hoc-ps1-045-h-super-169

Lucas Goodwin y Tom Hammerschmidt en un escena de la primera temporada de House of Cards

Volviendo al atentado contra Frank. Bicho malo nunca muere. Un Lucas Goodwin desesperado, sin credibilidad y absolutamente convencido de que Underwood encarna todos los males decide disparar contra él. El resultado era evidente, Goodwin tenía cara de ir a morir desde que Frank lanzó a la Zoe Banes al metro, nada sorprendente. Lo que sí es un acierto es que con la muerte de este personaje se vuelve a abrir una trama que nunca debería haberse abandonado, la periodística. Ya era hora de que alguien se dedicara a investigar los tejemanejes del señor presidente y ese no es otro que el exjefe de Lucas y Zoe, Tom Hammerschmidt, que no duda a la hora de enfrentarse a Underwood y decirle en plena cara que no se cree nada de él. Fundamentales en esta trama son los personajes de Remy Danton y Jackie Sharp que deciden contar todo lo que saben para tratar de hundir a la pareja presidenciable. Habrá que esperar a ver si lo consiguen porque Claire ha dado con la tecla para taparlo todo, poner en marcha una guerra (¿se puede ser más retorcida?).

Para finalizar, la trama de la campaña electoral es de mis favoritas (y eso que deseo no revivir una en mis carnes en los próximos 4 años). La encantadora pareja republicana, sus maravillosos hijos y la idea, ya deslizada, de que, al menos él, está dispuesto a todo para alcanzar la presidencia me parece que podría ganar peso desde ahora. ¿Estamos ante un Underwood en potencia? ¿Veremos en próximas temporadas como la maldad se adueña de él en su camino hacia la presidencia?

Definitivamente, lo peor de House of Cards es que haya que esperar otro año para saber como continua. Paciencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s