A vueltas con la investidura

Ya hay fecha para el primer debate de investidura tras las elecciones del pasado 20 de diciembre. Se celebrará el próximo 2 de marzo tal y como ha comunicado el presidente del Congreso, Patxi López, tras su encuentro con el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, de esta misma mañana.

Un primer debate de investidura para el que, sin embargo, sigue sin haber demasiadas cuestiones claras. El PSOE continúa negociando para tratar de lograr la investidura de Sánchez y, sin embargo, no ha sido hasta este mismo lunes cuando se han iniciado las conversaciones con Podemos quien, a priori, parecía la formación más cercana ideológicamente. Tal y como contábamos hace algunas semanas, el apoyo de la formación de los círculos no sería suficiente para lograr la investidura. Lo ideal para los socialistas sería lograr un acuerdo tanto con los de Pablo Iglesias como con Ciudadanos pero éste no parece posible tras las continuas declaraciones de los líderes de ambos partidos descartándose mutuamente como compañeros de acuerdo. De este modo a los de Sánchez no les quedan más opciones que el apoyo de uno ellos, lo que abre la puerta a varios posibles escenarios de investidura, ambos en la segunda sesión (prevista para el 5 de marzo) 48 horas después de la primera, al ser imposible lograr la mayoría absoluta de síes en la primera votación.

El primero de estos escenarios tendría como principal apoyo del PSOE a Podemos, que daría su voto favorable (recordemos que la formación morada a establecido una serie de condiciones, entre ellas la de formar parte del Gobierno que saldría de esta investidura). Para que Sánchez lograra ser presidente del Ejecutivo, ante la previsible negativa de PP y Ciudadanos, necesitaría la abstención de prácticamente el resto de grupos de la cámara, entre ellos los independentistas catalanes.

El segundo de los escenarios señala a Ciudadanos como principal aliado del PSOE con su voto favorable de cara a la investidura. Teniendo en cuenta que Podemos ya ha anunciado que no apoyaría un acuerdo con Ciudadanos, y que tampoco lo harán los partidos independentistas catalanes, la única opción para que Pedro Sánchez fuera investido sería la de la abstención del PP. Un extremo que parece poco probable, al menos los socialistas no tienen intención de negociarlo, pero que puede convertirse en la maniobra del PP para evitar un Gobierno que incluya a Podemos o la convocatoria de nuevas elecciones.

Otra opción es la de la abstención de al menos dos de los tres grupos mayoritarios que dejaría al PSOE solo al frente del Ejecutivo y sin acuerdos estables para sacar adelante sus iniciativas. Una inestabilidad que obligaría a negociaciones continuas con los distintos grupos y que supondría problemas considerables especialmente a la hora de aprobar el presupuesto.  Esta opción es altamente improbable.

Si finalmente, Pedro Sánchez no lograra ser investido como presidente del Gobierno ni el 2 ni el 5 de marzo, se abriría un periodo de dos meses en el que los distintos grupos políticos podrían seguir negociando hasta que uno de ellos lograra formar Gobierno. Cumplido ese periodo de tiempo, de no haberse logrado, volverían a convocarse elecciones que tendrían lugar, según las estimaciones temporales, el próximo 26 de junio.

Como veis son muchas las dudas que se mantienen respecto a la formación del próximo gobierno de la nación y sobre la posibilidad de nuevas elecciones generales ¿vosotros que creéis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s