¿A qué espera Rajoy?

20151213_dmc_5140

Mariano Rajoy / Foto: PP

La situación de incertidumbre política en la que vivimos en estos momentos, a la espera de la constitución de un nuevo Gobierno en España, está generando no pocos quebraderos de cabeza a analíticos y aficionados al estudio de la misma. Quebraderos de cabeza que pueden generar contradicciones y llevarnos a pensar que lo que hace apenas un par de semanas creíamos imposible, pueda llegar a convertirse en una realidad. Es mi caso, entono el mea culpa desde ya y admito que, quizás, el pacto a la portuguesa propuesto por Pedro Sánchez pueda convertirse en realidad.

Verdaderamente, si esto es así no será tanto por el mérito del secretario general del PSOE como por la no comparecencia del líder del PP y presidente del Gobierno en funciones. Mariano Rajoy se mantiene a la espera de no se sabe muy bien qué y, según indican el resto de partidos, aún no ha llamado a nadie para negociar. Entretanto sus propios diputados comienzan a impacientarse y sus adversarios le señalan que si no tiene intención de presentarse a la investidura, directamente, se vaya. Hay quienes incluso ya se atreven a plantear que el rey Felipe VI, tras las consultas con todos los grupos políticos, proponga la investidura de Sánchez y no la de Rajoy al no contar con ningún tipo de apoyo.

La situación es tan cambiante que quienes apenas hace unos días hablábamos de la fractura en el seno del PSOE, hoy somos capaces de imaginarnos a Pedro Sánchez al frente de la Presidencia. Eso sí, no sin problemas. El paso de ceder 4 senadores, dos a ERC y dos a Democracia y Libertad (Convergencia), para que puedan formar grupo propio en el Senado, un paso claramente enfocado a ganar adeptos de cara a una posible investidura, no ha sentado nada bien a algunos de los barones regionales socialistas y el PP aprovecha esta debilidad para tratar de dividir a un electorado que podría ser necesario en caso de que las elecciones tuvieran que repetirse.

Lejos de la negociación, el PP sigue apelando a la necesidad de un acuerdo con los partidos constitucionalistas, es decir, PSOE y Ciudadanos, que dote de estabilidad al país. Mientras sus diputados y senadores acusan a Sánchez de estar pensando solamente en sus intereses personales (y llevando a su partido por un derrotero lejano al interés general del país) y Rajoy sigue sin sentarse a negociar, los españoles continuamos esperando a saber quien gobernará el país durante la próxima legislatura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s