Carles Puigdemont: el nuevo mesías

REGIONAL CABINET MEETING

Artur Mas: el sacrificio exigido por la CUP

Últimamente la política no deja de sorprender. Cuando ya muchos dábamos por perdido un acuerdo en Cataluña y veíamos como inevitable la convocatoria de nuevas elecciones, Junts pel Sí y la CUP lograron alcanzar un acuerdo en el tiempo de descuento. Un acuerdo que pasa por poner la cabeza de Artur Mas en una bandeja y por elegir a su sucesor: un desconocido (a nivel nacional) Carles Puigdemont que tendrá ahora la difícil misión de proseguir con el proceso independentista. La Cataluña independiente no va a rendirse y lo sucedido este fin de semana es buen ejemplo de ello.

En la tarde del sábado Artur Mas se convirtió en historia viva de Cataluña. No en la historia que él quería, claro. Mas fue el sacrificio que demandaba el independentismo más radical. La CUP, el partido anticapitalista, logró el objetivo de que Mas no fuera investido de nuevo president de la Generalitat. Un objetivo largamente perseguido y peleado. Poco después de ese pacto de investidura, Artur Mas compareció sereno para afirmar que había decidido dar un paso al lado y así favorecer un acuerdo que salve el proceso que él mismo se encargó de poner en marcha. De esta forma el hasta ahora alcalde de Girona se convertirá en el nuevo presidente de una Cataluña más dividida que nunca.

A cambio de ese acuerdo la CUP también renuncia a mucho. Para empezar a ejercer como verdadera oposición en el Parlamento catalán. Tanto que dos de los diputados de la formación trabajarán dentro del grupo de Junts Pel Sí. Una alianza rocambolesca y casi surrealista que obligará, por ejemplo, a que la CUP no vote nunca en el mismo sentido que los partidos contrarios al derecho a decidir de Cataluña.

Pero ¿quién es Carles Puigdemont? Para empezar periodista y diputado por CIU desde el año 2006 y alcalde de Girona desde el pasado 2011, cargo que revalidó en los últimos comicios municipales. No ha sido, de hecho, la primera opción que se barajaba para sustituir a Mas ya que el cargo fue ofrecido previamente a la actual vicepresidenta de la Generalitat, Neus Munté.

A partir de la investidura se Puigdemont se iniciará una nueva etapa en Cataluña que deberá comenzar con la creación de las comisiones parlamentarias que tramiten tres leyes, una de ellas la relacionada con el Proceso Constituyente. La hoja de ruta pactada por los independentistas indica también que todo el proceso debería culminar en un plazo máximo de 18 meses. Eso, claro está, si el Gobierno no interviene aunque primero habrá qué saber qué Gobierno es ese…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s