Saber gestionar los resultados de las elecciones: esa es la cuestión

Fachada del Parlamento de Cataluña

Fachada del Parlamento de Cataluña

Cataluña es la que es, con sus virtudes y con sus defectos. Este domingo todas esas virtudes y todos esos defectos se han traducido en votos. Nos han vuelto a dar una lección en forma de una altísima participación (qué pena que este dato nos cause tanto asombro cuando debería ser lo lógico) y nos han demostrado que este asunto, el del independentismo, es tan serio que más vale que vayamos asumiendo que esta es la realidad y que, como tal, hay que saber gestionarla. No viendo esta realidad como un problema sino un escenario que, simplemente, debemos saber entender.

Esta noche he hablado de estas elecciones con varias amigas. Una de las mejores, de hecho, reside en Cataluña. Catalana de nacimiento y de sentimiento. Junto a ella he aprendido muchas de las claves del proceso independentista. He comprendido también que no siempre podré estar de acuerdo con sus opiniones porque a mí me gusta mi país, tal como es. Pero entiendo perfectamente que hay muchos, muchísimos catalanes (concretamente más del 47% de los votantes en estos comicios) que desean una relación diferente con España. Y que a esos catalanes no se les puede intentar convencer con discursos inmovilistas y con reformas del Tribunal Constitucional.

Que la mayoría de los catalanes está a favor de convocar un referéndum es ya evidente. Y negar lo evidente sólo puede ser de necios. Aunque claro, debe haber pocos políticos más necios que Mariano Rajoy. Por ello confío en que un cambio tras las Elecciones Generales hará que la opción del referéndum deje de contemplarse como una utopía y sí como una posible vía para el consenso. Un referéndum sin trampas, sin campañas del miedo y sin convocatoria de unas, supuestas, elecciones plebiscitarias.

¿Qué pasará a partir de este lunes en el Parlamento de Cataluña? Lo hablaba también con una amiga hace unas horas: la apuesta es que Artur Mas no será el presidente. Pero tampoco le doy mayor importancia a este asunto. No creo que la continuidad o el paso atrás de Mas vaya a cambiar demasiado el panorama en Cataluña. Es más, creo que los resultados de los independentistas en estas elecciones habrían sido mejores si no se hubiera presentado una candidatura única.

Hay mucha letra pequeña en estas elecciones. Por eso me sorprende la cantidad de mensajes que he recibido en las últimas horas celebrando la derrota del independentismo. Es cierto que la lista Junts pel Sí no ha ganado en votos pero también es cierto que la han votado casi el 48 por ciento de los electores y que el número de defensores de la independencia ha crecido notablemente en los últimos años. Cataluña puede que no vaya a independizarse mañana pero…

Para mí estos resultados pueden ser los de la oportunidad. Los de la oportunidad de llevar a cabo una reforma constitucional y no sólo para Cataluña sino para otros muchos asuntos. Podemos hacer eso o dejar que la fractura social termine provocando conflictos. Dejar que ese casi 48 por ciento siga incrementándose y entonces pensar que pudimos hacer algo antes de lo irremediable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s