27-S: Las opciones independentistas alcanzan la mayoría de escaños pero no de votos

resultados catalanasLo planteábamos en nuestras cinco claves para la noche electoral catalana, en las noches de escrutinio son muchos los que afirman que ganan. Lo ideal es poner sobre la mesa los resultados y comenzar a analizarlos. El primer dato a tener en cuenta es el de la participación, más de un 75 por ciento de los ciudadanos catalanes han decidido acudir a las urnas en esta jornada del 27-S, la mayor participación en unas elecciones autonómicas catalanas. La conclusión es clara, los catalanes han sido conscientes de la importancia que tenía esta cita electoral y aquellos que han querido plantearlas como plebiscitarias han vencido en su objetivo de hacerlas ver así entre los ciudadanos.

Fuera de la participación, vamos ahora con los porcentajes de voto y escaños:

  1. Junts pel Sí se queda en los 62 escaños y cerca de un 40 por ciento de los votos. La coalición compuesta por Convergencia y Esquerra Republicana como principales estandartes se queda muy lejos de los 71 escaños obtenidos en el 2012 (50 de CiU + 21 de ERC). Uno de los puntos a tener en cuenta en esta cita electoral es el espectacular crecimiento de las CUP, que pasan de los 3 escaños de 2012 a 10 en esta cita electoral. Sumando los votos de ambas candidaturas, claramente independentistas, esta opción alcanzaría la mayoría absoluta, con 72 escaños (4 menos que la si ambas candidaturas se hubieran sumado hace 3 años) pero lo cierto es que, a día de hoy, no está claro que las CUP vaya a apoyar a Junts pel Sí en la investidura, al menos no con Artur Mas como candidato a la presidencia. Fuera de la cuestión de los escaños y de quien será finalmente el president catalán, está el porcentaje de voto. Las opciones independentistas no suman el 50 por ciento de los votos, quedándose en algo más de 47 por ciento. Tal y como os adelantábamos en la entrada de esta tarde, quedarse lejos de ese 50 por ciento supone que el Sí a la independencia, siempre planteado desde el punto de vista del plebiscito, ha perdido y, por tanto, Junts pel Sí no puede plantearse este resultado como una victoria.
  2. Ciudadanos se convierte en la segunda fuerza en el Parlamento catalán. Los de Inés Arrimadas consiguen alzarse hasta los 25 diputados (y cerca de un 18 por ciento de los votos), muy por encima de los 9 que conseguían hace 3 años con Albert Rivera al frente. Es cierto que el crecimiento exponencial de la formación en los últimos meses y su salida de Cataluña han ayudado a que goce de una mayor visibilidad mediática pero lo cierto es que han sabido aprovechar esta ventaja alcista, transmitir su mensaje y hacerse con los votos que, tradicionalmente, pertenecían a las dos grandes formaciones nacionales, PP y PSOE, haciéndole especial daño a los primeros.
  3. El PSC, pese a obtener sus peores resultados de la historia en Cataluña, con 16 diputados y un 13 por ciento de los votos, respira tranquilo. Lo cierto es que las encuestas vaticinaban un resultado mucho peor para los de Miquel Iceta que han sabido sacar adelante su campaña y superar al que se contemplaba como su principal competidor en la izquierda, Catalunya Sí que es Pot. Esta satisfacción inicial no puede dejar de hacer reflexionar a los socialistas sobre sus vaivenes respecto a Cataluña y la necesidad de establecer una postura estable y coherente.
  4. Volviendo a Catalunya Sí que es Pot, la que se esperaba junto a Ciudadanos que se convirtiera en la gran sorpresa de esta cita electoral, no ha logrado su objetivo. La coalición en la que se integraban formaciones como Podemos o ICV se queda en los 11 escaños y el 9 por ciento de los votos, dos diputados menos que los obtenidos por ICV en 2012. Lo cierto es que, tal y como advertíamos esta tarde, la importante polarización Sí frente a No a la independencia ha pasado factura a una opción que se muestra favorable al derecho a decidir pero no independentista. Las posiciones intermedias no han logrado hacerse oír este 27-S.
  5. Quien se lleva el mayor batacazo de la noche es el Partido Popular, que pasa de los 19 escaños de 2012 a apenas 11 y un 8’5 por ciento de los votos. Gran parte de los votantes tradicionales de los populares han optado, como comentábamos más arriba, por otra opción, la de Ciudadanos. El endurecimiento de la campaña de la mano de García Albiol no ha conseguido recuperar a esos votantes que ya habían decidido cambiar hacia otra opción que les ofrece un discurso renovado y no marcada por los escándalos de corrupción, como es la de Inés Arrimadas.
  6. Y hay que hablar de Unió. La candidatura encabezada por Ramón Espadaler, tras su divorcio de Convergencia, no ha alcanzado el 3 por ciento (se ha quedado en el 2’46) y se queda fuera del parlamento catalán. Su discurso nacionalista pero no independentista no ha llegado a los ciudadanos catalanes que, como ya explicábamos en referencia a Catalunya Sí que es Pot, han votado de forma polarizada.

Ahora, a partir de mañana, toca empezar a hablar de quién será el president de la Generalitat, un asunto sobre el que parece que correrán ríos de tinta en las próximas semanas ¿Apoyarán las CUP a Mas como candidato? De no ser así, tal y como parece, ¿qué candidato será el propuesto? Seguiremos muy atentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s