Refugiados: un drama que no comenzó ayer

Imagen de la campaña de CEAR  #UErfanos "No permitas que la Europa de los valores se hunda en el Mediterráneo"

Imagen de la campaña de CEAR #UErfanos “No permitas que la Europa de los valores se hunda en el Mediterráneo”

Llevo días reflexionando sobre como escribir esta entrada, la que pretende abordar la que muchos señalan como la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial. Llevo días tratando de ordenar mis ideas sobre una crisis que, tenéis que perdonarme que lo recuerde, no comenzó la semana pasada con la muerte de dos niños sirios en las costas de Turquía. Precisamente en este blog podéis comprobar que lo que digo es cierto, como en esta entrada en la que os contaba, hace apenas un año, como un grupo de personas permanecía acampada en una de las plazas más céntricas de Ceuta reclamando su traslado a la península como refugiados que huían de una guerra (la misma de la que huían los padres de Aylan) o en esta otra, en la que la presidenta de CEAR, Estrella Galán, subrayaba la desconfianza en las instituciones a la hora de solicitar asilo o refugio.

Fuera de esa foto que parece haber abierto los ojos de media Europa (la otra media, la que no siente ni padece, creo que no tiene remedio), la actitud de las instituciones comunitarias durante los últimos años en materia migratoria ha sido absolutamente decepcionante. La Europa de los valores, a la que ahora alude Merkel, no ha reaccionado ni con los saltos masivos en la valla de Melilla, ni con las muertes de los 15 migrantes que trataban de acceder a nado a Ceuta, ni con los centenares de víctimas de Lampedusa, ni con la tragedia de los sirios que tratan, arriesgando todo, de escapar de una guerra que no parece importar a nadie. La Unión Europea ha sido incapaz de articular una política migratoria común hasta que los refugiados sirios han tratado de plantarse en el corazón del continente, en Austria y Alemania, porque, no nos equivoquemos, mientras el problema era de los países del sur como España, Italia y Grecia no parecía ser prioritario para las instituciones europeas.

Junto al fracaso de la política migratoria europea, merece una mención aparte la actitud del Gobierno español en esta crisis. Y es que, de nuevo, el Gobierno de Rajoy ha sido incapaz de reaccionar viéndose superado por las iniciativas de distintos ayuntamientos, ofreciéndose voluntarios para acoger en sus ciudades a aquellos que huyen del conflicto sirio, y de las personas anónimas que se preguntan cómo pueden ayudar a paliar este drama.

Quizá, una vez más, deberíamos plantearnos cual es el papel que juega la Unión Europea si, fuera de las cuestiones meramente económicas, es incapaz de articular políticas comunes para cuestiones tan básicas como el respeto de los derechos humanos y la atención a aquellos que abandonan sus países porque la guerra hace imposible seguir viviendo en ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s