Cinco preguntas tras la comparecencia de Fernández Díaz 

Llevo varios días planteándome escribir sobre la reunión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con el ex vicepresidente del Gobierno con el PP, ex presidente de Bankia y ahora imputado, Rodrigo Rato, en la sede del Ministerio. Una reunión que ha hecho correr ríos de tinta en los medios y que este vieres el ministro explicaba ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados.

Y lo de explicar es un decir porque, después de seguir atentamente la comparecencia, pasados más de veinte minutos desde su inicio, éramos muchos los que seguíamos sin tener claro lo que el responsable de Interior argumentaba. En resumen, por si por casualidad alguien aún no ha atendido a la historia planteada por Fernández Díaz, los puntos clave son los siguientes:

  • La reunión se produjo en el Ministerio del Interior, a la vista de todos los que allí se encontraban porque, para el ministro, reunirse con una persona imputada, en pleno proceso judicial, no era “ni legal ni éticamente” reprochable.
  • Para Fernández Díaz era su deber atender la petición del señor Rato debido a la “naturaleza personal y el carácter sensible” del asunto que obligaba, además, a mantener la reserva sobre la misma.
  • A pesar de esa “reserva”, el ministro aseguró en su comparecencia que la reunión se produjo en un marco de transparencia.
  • Tras llamar irresponsables a los grupos de la oposición por incidir sobre esta reunión, Fernández Díaz explicó que el encuentro versó sobre la seguridad de Rodrigo Rato y su familia, después de que el ex dirigente del PP recibiera tuits vejatorios y ofensivos.
  • El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se enteró del encuentro por la prensa.

Son muchas las preguntas que nos surgen tras esta intervención pero comencemos por el final. 

  • ¿Qué confianza puede tener un presidente en sus ministros si estos se reúnen en sede gubernamental con imputados por casos de corrupción?
  • ¿Cuántas personas en España reciben amenazas vía redes sociales o incluso en persona? ¿Cuántas son recibidas por el ministro del Interior para abordar su situación? 
  • ¿Si el asunto obligaba a la reserva, dónde está la transparencia? Es evidente que nadie habría conocido este encuentro de no ser por su aparición en un medio de comunicación.
  • ¿Por qué era un deber de Fernández Díaz atender la petición de Rato?
  • ¿En serio le ministro de Interior no considera éticamente reprochable reunirse con un imputado en pleno proceso judicial?

Para más inri los argumentos de Fernández Díaz en el Congreso nacían muertos ya que el propio Rato se encargó de avanzar, antes de la comparecencia de su ex compañero de partido y actual ministro, que en la reunión se había abordado “toda su situación”.

Tras todo esto solo me queda una pregunta: ¿qué tiene que pasar en este país para que alguien dimita o lo cesen? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s