Jaque en catalán

Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña.

Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña.

La partida de ajedrez entre España y Cataluña se ha retomado tras unos meses de espera. La primera jugada tras esta reanudación fue la firma del decreto para la convocatoria de elecciones por parte de Artur Mas. Unos comicios extremadamente diferentes a todos los que hemos podido presenciar en los últimos años. Ningún cabeza de lista repite con respecto a 2012 y todos los partidos han ideado fórmulas nuevas para concurrir a estas elecciones.

En el decreto, eso sí, no hay ninguna alusión al carácter plebiscitario que Mas quiere darle a estas elecciones. Tampoco hay necesidad de ello, la verdad. Solo hace falta escuchar las palabras del presidente de la Generalitat y comprobar que el fondo de estas elecciones es muy distinto. Subyace una palabra que nos lleva retumbando en los oídos desde hace ya varios años. La situación, según Mas, es “excepcional” y como tal hay que tomar decisiones “excepcionales”, de ahí esta convocatoria de elecciones anticipadas. Mas ha cumplido lo pactado tras firmar, hace un año, el decreto de la convocatoria de la consulta de autodeterminación. Una consulta que terminó celebrándose, sí, pero que no llegó a significar el punto de inflexión que muchos esperaban.

Los independentistas parecen haber tomado aire durante este tiempo. Se han marchado a reflexionar y han permanecido agazapados en el frío invierno. Ahora han vuelto con la misma ilusión de siempre y también con el objetivo de que estas elecciones sí sean las de la ruptura definitiva con España. Que marquen el inicio de una negociación a la que Mariano Rajoy continúa negándose de forma férrea. ¿Quién se equivoca aquí? ¿Queda aún alguna posibilidad para que impere la cordura en este proceso demencial?

El 11 de septiembre, día simbólico para el pueblo catalán, se iniciará una campaña en la que tendrá gran presencia la lista Junts pel Sí. La candidatura se marca como objetivo una mayoría absoluta para avanzar en la idea de la independencia. Pero no sólo una mayoría en escaños sino también en votos. Porque, claro, lo sensato es prever una victoria de esta candidatura lo suficientemente holgada como para gobernar pero más difícil es aventurarse en pronosticar que la victoria sea de tal magnitud como para obligar al Gobierno de Rajoy a considerar realmente el escenario de una Cataluña independiente.

Por supuesto, llegados a este punto, falta por conocer cuáles son los planes de Mas en el caso de que se llegue a actuar al margen de la Constitución. Es decir, hay mucho escrito sobre la hoja de ruta para llegar a ese escenario (la última parada el 27S) pero poco sobre el día después. ¿Es democracia romper abruptamente con la legalidad vigente? ¿Qué hay de los costes políticos, económicos o incluso sociales que deberán asumir los catalanes? ¿Para cuándo una explicación sobre eso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s