El arte de hacer campaña

Susana Díaz, candidata del PSOE a la presidencia de la Junta

Susana Díaz, candidata del PSOE a la presidencia de la Junta

Las campañas electorales me despiertan una ilusión infantil. Hace mucho que dejé de creer en milagros pero no puedo evitar enternecerme un poco con nuestros políticos en esos días. Sacos y sacos de promesas, discursos y más discursos, sonrisas, abrazos… Todos realizan un ritual similar al de ligar, todos tratan de mostrar su mejor cara para que, después de una madrugada intensa, llegue la aplastante y cruda realidad de la mañana.

Pero para qué hablar de legislaturas aburridas si podemos centrarnos en el meollo de la cuestión, en el momento más divertido de la vida política. Justo ahora lo estamos viviendo con las elecciones andaluzas. Vivo entregada a esos instantes en los que Susi, Juanma, Antoñito, Tere y compañía aparecen en los telediarios y en los programas televisivos. Cada uno me aporta algo diferente y todos, en mayor o menor medida, me han sorprendido en estos días.

Mi reina indiscutible es Susana Díaz. Suavona y malvada de telenovela. Mi pérfida, y trianera, Susi me deja extasiada en cada aparición en la que critica la “mala conciencia” de Rajoy al programar un acto en el día de reflexión. Eso es “mala conciencia” dice Susana, porque Rajoy “tonto no es”. También me asombra cuando es capaz de confundir un termómetro con el reloj del debate. Ay Susana, ella se basta y se sobra para hacer campaña porque quiere mirar a los ojos de su hijo y decirle que han dejado una Andalucía mejor. Imagino también que, en algún momento, su hijo sabrá qué partido ha gobernado en Andalucía en las últimas décadas…

Juanma también me hace reír aunque de otra manera. Lo suyo es otro nivel y ha pasado a contraatacar en los debates, único resquicio de esperanza que puede quedarle teniendo en cuenta su absoluta falta de carisma. Hago memoria y me cuesta encontrar un político de primera línea tan gris. No molesta porque ni siquiera se hace notar salvo para, eso sí, dejar frases tan lapidarias como “dolor es cuando te duele algo…”.

Pero, más allá de los candidatos, tampoco puedo olvidarme en esta entrada de las estrategias de campaña modernas. Esas que han llevado a partidos como UPyD a montarse en el servicio público para reclamar la atención del electorado que, pobre mío, trata de escapar de semejante monserga mirando para otro lado o fingiendo leer un libro. Los magenta son tan ingeniosos que hasta se han comprado una bayeta milagrosa y se dedican a limpiar, literalmente, la corrupción. Y si hablamos de tareas domésticas (aunque el vídeo es previo al inicio de la campaña andaluza) justo es mencionar a Tere y su análisis de las encuestas en mitad de su cocina. Los de VOX, por otro lado, hasta se han puesto visionarios en un vídeo que habla de una Andalucía prácticamente islámica allá por el 2018.

Genialidad tras genialidad en esta campaña bronca a la que le queda muy poco y que para mí únicamente tiene una imagen digna: la de Julio Anguita acudiendo a un mitin de Izquierda Unida quince años después para decir lo único lógico: que Andalucía necesita un cambio y que los andaluces tienen que estar preparados para que ese cambio suceda. Un cambio en el que se debe tender la mano y que el hacerlo no significa rendirse sino mirar hacia adelante.

Parece simple, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s