Elecciones Andaluzas, una campaña de baja intensidad

Susana Díaz durante un mitin en Jaen / Foto: @PSOEJAEN

Susana Díaz durante un mitin en Jaen / Foto: @PSOEJAEN

La campaña andaluza ha rebasado ya su ecuador sin demasiada emoción. La primera gran contienda electoral de este 2015 está suponiendo un enfrentamiento de baja intensidad entre las principales formaciones llamadas a medir sus fuerzas en las próximas generales, una baja intensidad marcada, quizás, porque las encuestas dan un vencedor claro: el PSOE de Susana Díaz.

Los dos debates ofrecidos por la televisión pública andaluza, Canal Sur, han pasado prácticamente desapercibidos. Es cierto que el formato no ayudaba en ninguno de los dos casos a hacer de ellos programas atractivos para quienes se sientan al otro lado de la pantalla, pero la falta de propuestas y la entrada en el “y tú más” que ha caracterizado las relaciones PP-PSOE en los últimos años tampoco ayudaron a que el espectador se planteara permanecer atento al debate hasta el final. Mención a parte merece el hecho de que al primero de los debates solo estuvieran invitadas las fuerzas con representación en el parlamento andaluz y que al segundo ni PP, ni PSOE, ni Podemos enviaran a sus primeros espadas. Un gesto de desprecio no ya hacia sus adversarios, sino hacia los ciudadanos que quieren poder ver y escuchar medirse a los representantes de los partidos tradicionales con los de las nuevas fuerzas.

Parece que la parte realmente interesante de estas elecciones al Parlamento Andaluz se va a vivir después del 22 de marzo. El PSOE parece el vencedor claro pero las encuestas le sitúan todavía a al menos 5 escaños de la mayoría absoluta, llegada esa situación ¿con quién se plantearía pactar Susana Díaz para mantener el Gobierno? Las opciones se reducen tras su enfrentamiento con Izquierda Unida, su socio de Gobierno hasta hace apenas un mes, y sus manifestaciones públicas negándose a pactar con Podemos. Díaz podría jugar la baza de Ciudadanos pero este partido ya se ha manifestado en contra de llegar a acuerdos con el “partido de Chaves y Griñan” y la posibilidad de alcanzar la presidencia por la no comparecencia y abstención de los populares supondría una solución para asegurar el Gobierno andaluz pero los socialistas deberían medir el daño que generaría una decisión como esta en el resto de citas electorales del año, especialmente porque cargaría de razones a todos aquellos que llevan años señalando que los partidos tradicionales son capaces de todo con tal de mantenerse aferrados a sus sillones.

En definitiva, una vez superada la primera semana de campaña, las elecciones andaluzas no están generando ni el interés mediático y ni el ciudadano que generaron las elecciones griegas hace apenas dos meses. Todo apunta a que ese interés comenzará a crecer la noche del 22 de marzo cuando los resultados puedan obligar a pactos inesperados, o tal vez no tanto, para garantizar la estabilidad del Gobierno Andaluz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s