“En Grecia se respira cambio”

Durante la gira que el nuevo gobierno heleno está haciendo por Europa y, en mitad de los rumores que apuntan a un cambio de modelo económico, los griegos siguen adelante tras unas elecciones que, probablemente, marquen un antes y un después en la Unión Europea. Allí, viviendo en primera persona ese cambio, se encuentra nuestra compañera de profesión, Laura Carrasco. Lleva casi un año residiendo en Grecia y, por tanto, se convierte en una visión impagable de todo lo que está sucediendo en este país, uno de los más castigados por la recesión económica y que, lógicamente, guarda muchos paralelismos con España. Este es su relato de estos primeros días de “la era Syriza”…

Laura Carrasco nos cuenta su percepción de los primeros días de Gobierno de Syriza / Foto: Laura Carrasco

Laura Carrasco nos cuenta su percepción de los primeros días de Gobierno de Syriza / Foto: Laura Carrasco

La victoria de Syriza ha traído esperanza a los griegos y eso se nota en la calle. Tsipras está presente en la mayoría de las conversaciones que los helenos adoran tener delante de un café durante horas.

En Atenas hay pequeños detalles que indican que algo esta pasando, que hay un cambio. Los grupos de policías antidisturbios que patrullaban desde hace años las fronteras del barrio de Exarchia (nido de anarquistas y comunistas, lleno de casas ocupadas y centro de parte de la movida nocturna ateniense, donde es complicado encontrar un metro de pared sin un graffiti) han desaparecido. Las vallas que rodeaban al parlamento por completo, también.

El gobierno ha prometido readmitir a los miles de funcionarios públicos que fueron despedidos de manera indefinida en los años de la austeridad. El salario mínimo va a subir significativamente. La electricidad será gratuita para 300000 personas que no podían pagarla. Quedan suspendidos los procesos de privatización de puertos, aeropuertos y la compañía pública de electricidad. La cobertura sanitaria volverá a ser gratuita para todo el mundo y se reconocerá la nacionalidad a todos los niños nacidos en Grecia independientemente de la procedencia de sus padres. A todo esto, hay que sumarle que el nuevo ministro de finanzas, Yiannis Varufakis, es toda una rock star capaz de decirle a la Troika que aquí lo de decidir por los griegos se ha acabado.

Muchas señales de esperanza, pero a la vez, una sensación de inquietud. En un país donde votar es obligatorio, apenas lo hicieron en 63% de los que tenían derecho a ello. Syriza se ha aliado para formar gobierno con un partido de derechas como el ANEL, con el que coinciden en política económica, pero

discrepan en todo lo demás. Algo que no ha terminado de sentar bien a parte de sus votantes, aunque era prácticamente la única alianza viable en el panorama político heleno actual.

Además, a los griegos les preocupa que el nuevo gobierno se centre solo en las reformas económicas y se olvide de otros asuntos como el matrimonio homosexual, la relación iglesia/estado, la inmigración o la política exterior en lo relativo a Turquía o a la antigua Macedonia.

El tiempo dirá si Alexis Tsipras fue el salvador de Grecia o no. Lo que si está claro es que en estas últimas semanas, los griegos han aprendido a gritar frases en español como « Podemos, venceremos » o « el pueblo unido jamás será vencido » y pocos son ajenos al fenómeno del partido de Pablo Iglesias en España. La indignación y el hastío de años de austeridad han conseguido unir al pueblo griego con el español de manera significativa. Los próximos meses serán clave para saber si realmente ha llegado el momento del cambio a Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s