Liberté

Por @mpereztriano

Yo soy Charlie, el mensaje que ha recorrido el mundo tras el atentado de París

Yo soy Charlie, el mensaje que ha recorrido el mundo tras el atentado de París

Me ha impactado profundamente lo ocurrido en Francia. La barbarie perpetrada por unos fanáticos ha hecho temblar los cimientos de nuestros valores basados en la democracia y en la libertad. Es horrible ser espectador de cómo unos simples dibujos pueden llevar a unas personas, sean cuales sean sus creencias religiosas, a asesinar vilmente.

Y sí, han leído bien, unos dibujos. Esta masacre ha puesto a todo el mundo de acuerdo en que la libertad de expresión debe estar por encima de cualquier creencia religiosa, pero no era así hace unos años. Los tribunales daneses y franceses rechazaron denuncias presentadas por organizaciones musulmanas y líderes políticos de países occidentales instaron a la revista Charlie Hebdo a dejar de publicar sobre el tema. Sí, ya sé que no es lo mismo, que se puede estar en contra de que caricaturas de Mahoma aparezcan en un medio satírico, y no por ello estar a favor de la violencia, lo sé, pero por aquel entonces no todos apostaban de forma tan contundente por la libertad de expresión.

La gente tiene todo el derecho a ofenderse, ya sea por asuntos religiosos o por lo que sea. A mí, particularmente, me ofende lo publicado en algunos diarios, pero no tengo más remedio que aguantarme y respetar la libertad de expresión y de prensa. Tampoco me gustan todas las viñetas que se publican, o portadas de El Jueves o de la Revista Mongolia, pero estamos en un país democrático, y esa libertad de expresión que está ahora en boca de todos los mandatarios del mundo libre, debe estar por encima de las religiones de unos pocos, o de muchos, es igual.

Sería un error muy grande que las sociedades occidentales tomaran un camino distinto al de la tolerancia y cayeran en brazos de una islamofobia que podría retrotraernos a tiempos pasados y oscuros, pero debemos aprender de esta tragedia. No me vale con condenar el terrorismo, el asesinato, la barbarie… no es suficiente. Es necesario que los ciudadanos de los países libres entendamos que también se puede hacer humor de la religión, y que si uno es cristiano, musulmán, budista o animista, entiendan que lo es él, no el resto de la humanidad. Y que si el islam prohíbe dibujar a Mahoma, esas son las leyes de su religión, no las francesas, españolas ni alemanas.

He redactado lo que me ha salido de dentro, diferente a mi idea inicial. Me senté para escribir algo sobre la necesidad de seguir avanzando en el camino de la integración y sobre las causas que pueden llevar a jóvenes europeos, aparentemente asentados e integrados en sus sociedades, a cometer semejante crimen o a marcharse a unas guerras que ni les van ni les vienen. No he dejado de creer firmemente en las políticas de integración, pero en ello profundizaré otro día. Esto es lo que me pedía el cuerpo hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s