El humor o la muerte

Por @Mari_Polin

Portada del diario español La Razón en homenaje a Charlie Hebdo

Portada del diario español La Razón en homenaje a Charlie Hebdo

Entiendo que hay muchas maneras de ser valiente y también de convertirse en un héroe. Un héroe puede ser, por ejemplo, quien se atreve a escoger el camino más empedrado, el más enfangado y también, el más peligroso. Un héroe es quien desafía a la razón por algo tan indefinible como la dignidad o la sensación de libertad. Un héroe es, sencillamente, quien se despierta cada mañana con la conciencia tranquila por estar siguiendo su corazón.

No sé cómo eran las doce personas que fueron asesinadas en París. Pero sí sé que pasarán a la historia por haber tratado de hacer este mundo un poco mejor o, al menos, un poco más digno. La yihad sacudió Francia, lo hizo con estrépito y salvajemente. Aún así, la respuesta ciudadana fue aún más contundente.

El semanario Charlie Hebdo es hoy un símbolo de resistencia ante el fanatismo. Un fanatismo que viene disfrazado de religión musulmana cuando sólo es patrimonio de unos pocos. No debemos caer en el despropósito de la generalización y dejarnos engañar por gritos como el de “Alá es grande” o “Vengamos al Profeta”. No hay verdad en quien las pronuncia, sólo barbarie.

Francia quedó muda y paralizada ante la carnicería perpetrada. Fue una operación rápida y que dejó una gran cantidad de testimonios gráficos, algunos, por desgracia, utilizados de manera gratuita por medios nacionales que sólo buscaban la habitual ración de morbo que se genera en estos casos. Los encapuchados tenían claro el momento en el que debían atacar e, incluso, fueron preguntando los nombres y apellidos de los allí presentes.

La revista es famosa por haber publicado durante años viñetas del Islam aunque también lo ha hecho de los católicos, del Papa y de un sinfín de temas más. Siempre pegada a la actualidad, la protagonizara quien la protagonizase. Sus trabajadores eran conscientes de la polémica que allí se provocaba y también del alto número de enemistades creadas. No importaba nada salvo la forma en que ellos entendían la libertad.

Durante años les faltaron innumerables apoyos y ayer, como siempre, ya era demasiado tarde. A pesar de esto, justo es reconocer la trascendencia que tiene el discurso de Hollande, quien calificó a los fallecidos como “héroes de Francia” quienes habían muerto “por la idea que tenían de este país y de la libertad”. Francia vive hoy una jornada de luto nacional aunque el dolor permanecerá por mucho más tiempo.

El shock y el sentimiento de indefensión tampoco se disiparán tan fácilmente. Lo único positivo de un hecho tan doloroso ha sido el despertar de un letargo para muchos ciudadanos. Manifestaciones en muchas ciudades francesas que sirvieron de homenaje y reconocimiento a los muertos. Miles de manos alzando bolígrafos en un respetuoso silencio. Y luego La Marsellesa, siempre el himno nacional francés como emblema de la firmeza.

La libertad de expresión no está en peligro. Tampoco lo está el humor. Lo comprobamos ayer y lo seguiremos haciendo. Siempre habrá alguien que se atreva a alzar la voz pero qué triste es perder la vida defendiendo nuestros derechos. “No tenemos miedo”, gritó un grupo de estudiantes. El eco de estas palabras es lo que debe perdurar, lo demás es sólo una pesadilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s