Mariano, hay una carta para ti

Por @Mari_Polin

El_President_Mas_acompanyat_d'Oriol_Junqueras_aquest_matí_al_ParlamentAl igual que Mariano Rajoy, he decidido tomarme unos días para reflexionar sobre el 9 de noviembre. Aún hoy, creo que es pronto para ofrecer una opinión con cierto empaque sobre una jornada que, por muchas razones, resultó inolvidable para algunos y decepcionante para otros.

El tiempo en Barcelona también parecía tener dudas. El domingo amaneció gris y amenazando lluvia. Sin embargo, el café matutino se fue mezclando con la emoción de quienes sí creían en el 9N. Lágrimas y muchísimas ganas de acudir a votar… y de que empezara la fiesta. La otra cara la marcaban los que no tenían ninguna intención de participar en el “circo”. Un tinglado propagandístico que había fracturado a la sociedad catalana en dos.

Pronto las imágenes comenzaron a hablar por sí solas. Se formaban las primeras colas ante las urnas y en ellas se situaban también personalidades de la vida política, cultural y social. El presidente Mas, desde luego, y también el cantante Lluís Llach, el actor Joen Joan o el entrenador del Bayern de Munich, Josep Guardiola. Eso por citar algunos nombres de una extensa y variada lista.

Los primeros datos de participación confirmaban que los catalanes estaban participando en esta “consulta”. Un alto número de ciudadanos había ya ejercido su derecho al voto y todo hacía indicar que esta tendencia dominaría el resto de la jornada. Sin embargo, las cifras de las seis de la tarde no fueron tan halagüeñas. El número de votantes era alto, sí, pero no una cifra especialmente significativa. Lo esperado, ni más, ni menos.

Ya hoy, con el 100% de los votos escrutados, se pueden obtener varias conclusiones. La primera es que han sido muchos más los catalanes que no acudieron a votar de los que sí lo hicieron. La segunda es que los que sí votaron no fueron repelidos con violencia. La normalidad fue absoluta y ningún incidente destacable vino a empañar esas horas festivas.

Ahora bien, ¿en qué queda Cataluña tras el 9 de noviembre? Lo difícil es analizar con garantías qué nos han querido decir los catalanes y quién ha ganado la partida. Porque si resulta que la batalla estaba únicamente en poder votar, resulta obvio que la victoria ha sido de Artur Mas. Él y su Govern decidieron que el 9 de noviembre debía votarse y así se ha hecho. Con urnas de cartón y con papeletas impresas en casa… pero se ha votado. Mas 1 Rajoy 0.

Pero si el análisis se asienta en la validez de esta consulta, la conclusión es otra muy diferente. Porque Mas se ha convertido en la razón más visible para que haya alrededor de dos millones de catalanes que crean ciegamente en que su voto ha significado algo… y que lo seguirán hacia unas elecciones plebiscitarias o hasta la desobediencia civil.

Ahora la pelota vuelve a estar en La Moncloa. A la espera de que el presidente del Gobierno responda a las condiciones que estipula Cataluña. Llega el momento de hablar, espero, de intentar tender puentes. O bien, de dejar que todo siga su curso y que Artur Mas termine por ser engullido por Oriol Junqueras. Mucho me temo que el estilo de nuestro presidente será no hacer nada, como siempre.

Por lo tanto, ¿quién gana?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s