La marimandona de Rosa Díez

Por @Mari_Polin

Rosa DíezLa salida de Sosa Wagner de Unión, Progreso y Democracia no por esperada, ha sido menos traumática. Su desencuentro con Rosa Díez se fraguó en el mes de agosto, momento en el que Wagner planteó un pacto con Ciudadanos. Su idea era ofrecer a los españoles “una alternativa sólida, reformista, moderada y respetuosa con el sistema democrático y representativo”.

Sin embargo, pronto las críticas hicieron acto de presencia. Una de las primeras provino de Irene Lozano, diputada en el Congreso, quien tachó a Wagner de “mezquino” a través de una significativa carta que El Mundo publicó bajo el título “Querido Paco”. La diputada decía no comprender cómo Wagner abogaba en ese momento por pactos cuando, meses antes, le había escuchado decir justo lo contrario. Tampoco comprendía la razón por la que el político no había alzado la voz en el último congreso magenta cuando se debatió una resolución que decía: “UPyD será lo mismo en Cataluña que en el resto de España”.

Lozano no fue, ni mucho menos, la única detractora de Wagner en los siguientes días. Tampoco tuvo reparos Carlos Martínez Gorriarán, uno de los fundadores del partido, en acusar a Wagner de “mentiroso” y de ser “corrupción política pura”. Una polémica tan agria que terminó con la apertura de expedientes por parte de la Oficina de Buenas Prácticas de UPyD. Muy diplomático todo.

Y ahora, meses después de toda esta disputa, Sosa Wagner deja de pertenecer a la formación. Una salida casi tan mediática como la de Mikel Buesa, otro de los fundadores de UPyD, quien decidió marcharse hace cinco años y que sigue sin perder ocasión para criticar a su “compañera” Rosa Díez. De hecho, en esta última semana se ha despachado a gusto y ha comparado a la líder magenta con Franco por sus despóticas formas y su ausencia de autocrítica.

El propio Wagner también ha dejado su impronta con dardos envenenados y responsabiliza a Díez de acabar con su carrera política y con su presencia en la vida pública. Por supuesto, recomienda a los compañeros que aún continúan en el partido que sigan fielmente las instrucciones de la “jefa” Díez puesto que, de lo contrario, correrán su misma suerte.

Y, como colofón a unos días bastante nefastos para los magenta está la última de las salidas: la candidata a las primarias por la Comunidad de Madrid, Susana Linares, quien dijo marcharse “decepcionada” tras no encontrar en el partido la libertad ni la defensa de la regeneración que esperaba.

La lista de “decapitaciones” no ha dejado de crecer en los últimos años ni tampoco las divisiones. Toda discrepancia es buena si se sabe manejar con criterio y coherencia, por ello me surge una duda: ¿es Rosa Díez una autoritaria y una déspota o, simplemente, le está faltando mano izquierda y capacidad de liderazgo? Juzguen ustedes mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s