Dallas y Madrid, diferencias en la gestión de la crisis del Ébola

Por @LOrtizGomez

El presidente del Gobierno de España a las puertas del hospital Carlos III en el que se encuentra ingresada la sanitaria española / Foto: La Moncloa

El presidente del Gobierno de España a las puertas del hospital Carlos III en el que se encuentra ingresada la sanitaria española / Foto: La Moncloa

Hace una semana que se conocía el primer contagio de Ébola fuera de África, el de una técnico sanitaria española que había participado en el cuidado de los dos misioneros repatriados desde Liberia y Sierra Leona para ser tratados en su país de origen (un tratamiento que no conseguía salvar la vida de los dos religiosos). Siete días después, Teresa, la sanitaria española, continúa hospitalizada en el Carlos III, en estado muy grave (aunque con una evolución que mantiene una puerta abierta a la esperanza) y ya no es la única contagiada en el calificado como el primer mundo. Este domingo, casi una semana después, conocíamos el contagio de una enfermera estadounidense de Dallas y al comparar la gestión de los casos uno no puede más que mirar con cierta envidia hacia el otro lado del océano.

Durante una semana hemos podido escuchar al consejero de la Comunidad de Madrid acusar a la técnico española de mentir, de no haber estado tan enferma cuando, sintiendo ya los síntomas, acudió a la peluquería o de no haber sido cuidadosa a la hora de ponerse y quitarse el traje de aislamiento algo para lo que, aseguraba el consejero, “no hacía falta hacer un master”. Por el contrario a la enfermera infectada en Estados Unidos se la trata como a una heroína, que ha arriesgado su vida para tratar de salvar la de otro (el pasajero que llegó a territorio estadounidense ya infectado) y las propias autoridades han pedido disculpas por si de alguna de sus intervenciones se ha podido sobrentender que se responsabilizaba a la enfermera de su contagio.

Fuera de las declaraciones políticas, en el lado de los hechos, pasaron seis días antes de que se tuvieran en cuenta los síntomas de la técnico sanitaria española, en Estados Unidos el protocolo de aislamiento se activó apenas 90 minutos después de la primera visita médica de la enfermera. Nadie en el país norteamericano ha planteado la posibilidad de la que la enfermera se infectara por una imprudencia sino que unas horas después se revisa ya el protocolo para conocer en que parte del proceso se produjo el error que llevó al contagio y se ha anunciado que se duplicará el tiempo dedicado a la formación del personal sanitario para capacitarlo a la hora de vencer al virus. Como la sanitaria española la estadounidense también tiene una mascota, la de Teresa ha sido sacrificada (sin analizar si podía haberse contagiado o no) mientras que la de la americana ha sido puesta en cuarentena, aislada, y está siendo analizada.

Más diferencias. ¿Qué información recibieron en las primeras horas los vecinos de la contagiada española? Ninguna. Las autoridades no se pusieron en contacto con aquellos que vivían más cerca ni para informarlos ni para tranquilizarlos o resolver sus dudas hasta días después de que se conociera el caso. Los vecinos de la enfermera de Dallas encontraron un folleto informativo a la puerta de sus hogares apenas unas horas después de que se conociera el caso.

Y para terminar, las diferencias en la comunicación. Mientras que desde el primer momento en Estados Unidos las ruedas de prensa han estado encabezadas no solo por las autoridades sanitarias sino también por expertos en la materia, en España la primera comparecencia de la ministra y las autoridades generó más confusión que resolución de dudas y han tenido que pasar más de cinco días para que un experto sanitario haya salido a la palestra para resolver no ya las dudas de los periodistas, meros transmisores de la información, sino de la ciudadanía en general.

Ahora la pregunta es sencilla ¿alguien va a asumir la responsabilidad de la desastrosa gestión del primer contagio por Ébola en España? (Y ojo, que no hablo de asumir responsabilidades por el contagio, sino por el posterior tratamiento del caso que, a la vista de lo sucedido con otro muy similar, en un país de características parecidas, ha dejado mucho que desear)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s