Artur, ¿cuál es el plan?

Por @Mari_Polin

Artur Mas, presidente de la Generalitat

Artur Mas, presidente de la Generalitat

No quisiera estar ahora mismo en la piel de Artur Mas. El embrollo en el que está metido es de tal magnitud que dudo mucho que pueda tener algún futuro político. Convoque o no la consulta tiene ante sí un panorama complicado y una fractura social que llevará años soldar.

Por el momento Artur Mas se mantiene en silencio. Y nosotros, los que seguimos con pasión este culebrón, continuamos a la espera de que el presidente de la Generalitat dé el siguiente paso. Un paso que, previsiblemente, será el de la convocatoria del referéndum del próximo 9 de noviembre.

El Gobierno continúa también expectante con que esto suceda. Tras el visto bueno del Parlamento catalán a la Ley de Consultas el pasado viernes, queda pendiente su publicación, tras la cual Mas debería firmar el decreto que convoque el referéndum. Una publicación que aún no se ha producido y que invita a pensar que, desde la Generalitat, se trata de ganar tiempo antes de que el Gobierno ponga en marcha su maquinaria de recursos. La estrategia, por tanto, está servida.

Es aquí cuando entra en juego China. Sí, China. País que, sin querer, también será protagonista en este juego del ratón y el ratón. Porque Mariano Rajoy estará en China hasta el próximo sábado por lo que no podría firmar un previsible recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Consultas. No obstante, el Gobierno parece haber tenido en cuenta esta circunstancia y, por ello, Moncloa aprobará a su vez un decreto que designe a Soraya Sáenz de Santamaría como presidenta en funciones, con plena capacidad a todos los efectos, también jurídicos.

Una carambola para evitar un vacío legal que deja clara la tensión con la que se vive en el Gobierno las maniobras políticas desde Cataluña. Todo eso, además, mientras el PSOE y el PSC continúan con su particular relación de amor y odio y mientras siguen sin estar de acuerdo en el discurso. De hecho, ni siquiera dentro del PSC hay consenso, como así se ha evidenciado en el pleno extraordinario convocado por el Ayuntamiento de Barcelona para apoyar la consulta.

En resumen, un escenario tan rocambolesco como interesante tras un 11 de septiembre en el que alrededor de un millón ochocientos mil catalanes se echaron a la calle para formar una V que logró unir las dos arterias principales de Barcelona. Una concentración tan multitudinaria como pacífica y que, lejos de crear conflictos, se convirtió en una fiesta para muchos de los habitantes de Cataluña.

La pelota está ahora en el tejado de Mas en un momento en el que el adelanto de las elecciones parece un hecho más que plausible, así como más que previsible es la victoria de Esquerra Republicana. Oriol Junqueras parece ser el único con capacidad suficiente para seguir hasta el final con una cuestión que, lejos de resolverse, parece más complicada que nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s