Ramón Espinar : “Los antisistema son los que prometen una cosa en la Constitución y luego hacen otra cuando gobiernan para sus amigotes”

Por @LOrtizGomez

El pasado lunes os traíamos la primera parte de nuestra entrevista con Ramón Espinar, politólogo y miembro de Juventud Sin Futuro, en ella nos contaba el nacimiento de esta organización así como su participación en lo que se convertiría en el germen del 15M. Igualmente nos advertía de los cambios que se van a producir en nuestro país en los últimos meses, unos cambios en los que profundiza en esta segunda parte de la entrevista que os ofrecemos hoy.

Ramón Espinar, Juventud Sin Futuro / Foto: cedida por Ramón Espinar

Ramón Espinar, Juventud Sin Futuro / Foto: cedida por Ramón Espinar

Pregunta: Las elecciones al Parlamento Europeo del pasado 25 de mayo, especialmente tras el buen resultado de Podemos en sus primeros comicios, han supuesto que vivamos una serie de cambios: la abdicación del rey, el cambio en la Secretaría General del PSOE… ¿Qué te parece esta nueva situación?

Respuesta: Lo seguimos viviendo y no tenemos toda la perspectiva para analizar todo lo que está sucediendo. Pero sí hay algunas guías y algunas claves. Por ejemplo la irrupción de Podemos la noche electoral del 25M, que yo tampoco me la esperaba (yo creo que no la esperaba nadie) es el síntoma de que la gente ya no se referencia solo en los grandes temas en los que se referenciaba hace diez años. Han irrumpido en el escenario político, no solo por Podemos sino por todo un conglomerado de movimientos sociales, de cosas que han sucedido, de padecimiento cotidiano de gente que no esta especialmente politizada pero que siente que la sociedad que le habían contado, de la que se habla en la tele, en los medios de comunicación, ya no existe, ya no es verdad. Hay un libro sobre la cultura de la transición muy interesante en el que uno de los artículos habla de la ruptura de un régimen de verdad, es exactamente eso, se ha roto el régimen de verdad. Las verdades que todos dábamos por hecho se están cuestionando, eso hace que irrumpan en la política y en la vida social del país nuevos temas que tienen más que ver con lo que a la gente le preocupa que los anteriores y eso, forzosamente, tiene que generar una nueva institucionalidad política, nuevos partidos, nuevas herramientas, nuevos movimientos… los sindicatos están muy de capa caída y en algún momento habrá que darle una vuelta a eso. Se están generando actores sociales y políticos que encarnan los temas que han venido a incorporarse a la agenda política de un momento político nuevo.

Las crisis, y especialmente una tan profunda como la que hemos vivido, nunca dejan las cosas como estaban antes de producirse. Estamos empezando a ver la salida de la crisis que fundamentalmente se sustancia en dos proyectos políticos: el de los de arriba, que es decir esto es un mal momento, que va a pasar y todo va a volver a estar en orden, todo va a volver al orden anterior, y de ahí la apuesta de regeneración del PSOE (con este señor que parece que lo han sacado de la planta de calzado de El Corte Inglés), de la monarquía y de algunos otros actores políticos y sociales que están empezando a plantear cambios en clave de regeneración, y por otro lado, lo que yo creo que es un incipiente bloque popular que dice “vuestro tiempo se ha acabado, es el nuestro ahora”.

P: ¿Qué opinas de que os acusen de populistas cuando planteáis este discurso?

R: Qué tienen razón, qué es verdad, que si uno estudia qué es el populismo, más allá de utilizarlo como insulto y como arma arrojadiza, es verdad. En ciencia política el populismo es aquel discurso que opone el pueblo a las élites, es una forma de construir en política. Pues sí, es lo que estamos haciendo y creo que no tiene nada de malo.

La izquierda tradicional debería plantearse que le ha ido bien siempre que ha sido capaz de ser pueblo, de articularse como la alternativa de la gente de abajo, y que le ha ido mal, bien porque ha desaparecido o bien porque, como en el caso de la Unión Europea, se ha quedado sin discurso y sin sujeto social, cuando no ha sido capaz de encardinarse en el pueblo y de oponer los intereses de la gente corriente a losde las élites. El populismo no es un insulto. Es cierto, oponemos los intereses del pueblo a los de las élites en un país en el que, por ejemplo, el IBEX 35, en seis años de empobrecimiento generalizado de las mayorías, ha ganado un 65 por ciento mas, en el que los bancos han ganado un 20 por ciento más de lo que ganaban antes de la crisis, y todo eso mientras que la gente se empobrece, sube la tasa de paro, bajan los salarios y la precariedad viene a instalarse como forma de vida… A todos esos sujetos, que vivimos la precariedad como la realidad cotidiana de nuestras vidas, hay que tratar de articularlos y de juntos construir una alternativa de país que no sea la de esta panda de sinverguenzas.

P: ¿Y las acusaciones de ser complices de ETA?

R: Ellos tienen una especie de mantra que emplean cada vez que se ponen nerviosos porque se dan cuenta de que su discurso se ha quedado viejo y huele a rancio, cuando se lo pones de manifiesto y se sienten arrinconados sacan el argumento definitivo que es ‘venezueta’, decirle a los demás que somos peligrosos revolucionarios bolivarianos y además etarras… Es una estupidez como un piano. No hay más que vernos ni hay más que oírnos, no hay mas que ver lo que hacemos para darse cuenta de que lo que están diciendo es una tontería y, además, es una tontería que se está desgastando, que la gente no se la cree, que no funciona. La gente se da cuenta que no es mas que un arma arrojadiza de quienes operan en las claves de la vieja política y no nos saben encuadrar. Como no saben encuadrar de donde vienen las cosas que decimos, no las saben combatir (porque es la primera vez que se enfrentan en muchos años no a una alternancia en el poder si no a un cambio político en términos de transformación del país) y no saben reaccionar necesitan armas arrojadizas como esta.

Da igual, la gente sabe que no es verdad que no somos etarras, ni peligrosos yihadistas ni cosas de estas. Saben que somos gente corriente que viene a decirle a los encorbatados que han tenido el monolopio de la política, y la han usado para robar que les ha acabado el tiempo, que les vamos a echar.

P: Las críticas continuas de los partidarios de los grandes partidos ¿benefician a Podemos o le hacen daño?

R: Eso depende, yo creo que hay algunas críticas a Podemos que le pueden hacer daño pero hay otras que no. Estas, las de baratillo, pues no hacen daño… cuando dicen “Podemos es traer el modelo cubano a España”, por ejemplo, eso no hace daño. Si es que decir eso es una tontería, si fundamentalmente todo el entramado político que viene del 15M lo que proponemos es que nos devuelvan lo que nos están quitando que son los derechos sociales, el derecho a tener derechos. Los derechos que reclamamos están en la Constitución, tenemos una constitución que reconoce el derecho a la vivienda y pese a la existencia de ese derecho se producen cientos de desahucios todas las semanas en nuestro país. Los antisistema, en realidad, son los que prometen una cosa en la Constitución y luego hacen otra cuando gobiernan para sus amigotes.

P: El nuevo secretario general del PSOE ya ha expresado en varias ocasiones que no tiene intención de pactar con Podemos ¿es necesario el PSOE para el proceso de cambio del que hablas?

R: Yo creo que el PSOE tiene un problema de fondo y es que, especialmente en los últimos años, es una gran estafa. Es un partido que genera toda una iconografia, un discurso y unas alternativas que pretenden ser una cosa y son otra y eso me hace pensar en una estafa democrática. Yo recuerdo muy bien la noche electoral en la que Zapatero ganó las elecciones y recuerdo muy bien, porque el PSOE ya venía de una experiencia en la que había fallado a su base social, a la gente que le gritaba “no nos falles, no nos falles”… Seis años después, Zapatero estaba volviendo hacer otra vez la misma operación política que había llevado al PSOE a perder el gobierno con Felipe González, que era decir somos el partido de la gente, pero gobernar para los ricos y gobernar para los bancos en un contexto de fraude democrático. Es que no podemos dejar de lado que un gobernante tiene que tener una relación con la gente que no es otra que la del contrato que firma cuando dice que va a hacer A y se le vota para que haga A, si luego hace B lo que esta haciendo es un fraude democrático y  una estafa a su base social que consiste en decirle a la gente que va a hacer una cosa y realizar sistemáticamente la contrario. Eso la gente no lo perdona.

El PSOE sus actuales estructuras y sus actuales dirigentes no sirven para el cambio. Es imposible ir con ellos ni a la vuelta de la esquina porque son lo que hay que cambiar. Son parte constitutiva del régimen del 78, el PSOE es el partido que mas años ha gobernado este país desde la muerte del dictador, es el corazón del régimen del 78 que ahora quiebra y colapsa.

Dicho esto, las bases sociales del partido socialista, la gente que le ha dado su confianza durante muchísimos años, es el sujeto del cambio. Vivimos esa contradicción, la estructura política política Partido Socialista esta anclada en el pasado pero su gente es la que tiene que protagonizar el cambio. Cuando al PSOE le votan diez u once millones de personas en España son ellas las que tienen que protagonizar un cambio porque son las que han demandado al partido socialista que hiciera cosas que no ha hecho, son los que le han pedido que hiciera una política a la que ha traicionado y a la que ha estafado… es la base social de los viejos partidos la que tiene que protagonizar lo nuevo porque es la gente quien tiene que recuperar la política para recuperar sus vidas. La democracia consiste en eso, la democracia consiste en que la gente recupere la política y le quite el monopolio de la política a unas élites que lo han tenido durante demasiado tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s