Si crees en mí, te sorprenderé

Por @Mari_Polin

Sitio web de Anna Vives.

Sitio web de Anna Vives.

Hay historias que se abren camino en mitad de la marabunta que es la actualidad nacional (e internacional). Historias atemporales, sencillas, pequeñas… pero con un corazón muy grande. No he podido quitarme de la cabeza las palabras de Anna Vives en un cuestionario que respondía para Círculo de Lectores. En él, además de repasar algunos libros que había leído, decía algunas frases tan certeras que aún ahora me causan conmoción. Llora a veces, relata, cuando recuerda que tiene el síndrome de Down que es, además, en lo último que piensa antes de irse a dormir.

Pero no voy a contarles una historia triste porque, de hecho, la historia de Anna no lo es. Ha sabido plantarle cara a la vida y a sus dificultades. No es la chica con el síndrome de Down, sino “la chica de la letra preciosa”, como así la describen sus amigos. Esta es la historia de Anna…

Anna, además de sus padres, tiene tres hermanos: Pau, Marta y Marc. Le gustan los espaguetis con tomate y las hamburguesas. Le encanta trabajar porque le hace sentirse útil y lleva hasta las últimas consecuencias el mejor consejo que le han dado en su vida: “Anna, ¡sonríe! Anna sonríe, sí. Lo hace en cada fotografía que he descubierto de ella mientras iba conociendo un poco más su milagro. No se cansa jamás de hacerlo.

También se esfuerza mucho. Se ha pasado varios meses trabajando en la tipografía que lleva su nombre. Con la ayuda de un diseñador fue probando muchos tipos: números y letras irregulares e imperfectos, pero también auténticos. Una tipografía que ya ha dado la vuelta al mundo: la hemos visto en las camisetas de los jugadores del FC Barcelona (incluido su favorito, Iniesta, quien se ha ganado el corazón de Anna porque “es una buena persona”). También en los dorsales del River Plate, uno de los equipos argentinos más míticos. Y hasta el mismísimo Jorge Lorenzo ha llevado el diseño de Anna a su Yamaha M1. El objetivo para su creación se ha logrado aunque el camino sigue siendo difícil: lograr potenciar los valores asociados a esa tipografía, es decir, la igualdad social y la importancia del trabajo en equipo.

Pero Anna no se detuvo ahí. En realidad, es mucho más que “la chica de la letra preciosa”. El siguiente reto fue el libro, cuyo título da nombre a entrada. Un relato de su vida y el apoyo recibido por su familia. Unas páginas humanas en las que la superación deja de ser una palabra vacía para encontrar su máximo sentido. La vida de Anna no es fácil, desde luego, ni tampoco lo es la de muchas otras personas con este síndrome. Hace falta un esfuerzo diario y un coraje que hace palidecer gran parte de nuestras preocupaciones cotidianas.

Esta es la historia de Anna. Quizás algunos la conocíais. Para los que yo la han descubierto en estos días, confío en que, al menos, su ejemplo nos haga reflexionar. Anna Vives, “la chica de la letra preciosa”, es la voz para los que piden una oportunidad en esta sociedad rápida e ingrata. Una oportunidad de integración porque si todos creemos en ello, estoy segura de que no nos arrepentiremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s