El cómico que quiso morir

Por @Mari_Polin

Robin Williams

El actor Robin Williams fallecido este 12 de agosto

Tenía pensado varios temas para esta entrada. Desde luego ninguno tenía relación con Robin Williams. Pero la muerte es así de lista, se adueña de todo sin permiso. Ya ocurrió hace unos meses cuando hablamos de la muerte de Philip Seymour Hofffman y hoy toca hablar de uno de los actores más histriónicos, prolíficos y queridos del cine norteamericano.

Porque si hacemos un breve repaso a su carrera profesional lo primero que llama la atención es la variedad de géneros y de propuestas. No se conformó con su cómodo papel de comediante con el que se dio a conocer con roles como el de la serie “Mork&Mindy” sino que decidió ir más allá. Gracias a ese hambre de nuevas experiencias le llegaron algunos de sus mejores papeles: el de Adrian Cronauer en “Good morning, Vietnam”; el de Parry, el vagabundo de “El rey pescador” y, especialmente, el de John Keating en esa maravilla atemporal que es “El club de los poetas muertos”. Para muchos, entre los que me encuentro, no hay mejor película en toda su filmografía pues las grandes historias tienen el poder de elevarse sobre sus defectos.

Sin embargo entiendo la dificultad de elegir una única película entre las muchas que rodó Robin Williams. Porque, curiosamente, el Oscar le llegó con una interpretación secundaria en “El indomable Will Hunting”. Y tampoco sería justo olvidar una de las pocas películas verdaderamente dramáticas en las que participó: “Despertares” junto a Robert de Niro.

Pero lo interesante de su carrera es que, aún habiendo mencionado muchos buenos papeles de Williams, me quedan todavía sus películas más familiares, aquellas por las que el público menos exigente, pero igualmente válido, lo recordará. En este grupo incluyo títulos como “Jumanji”, “Hook (El capitán Garfio)”, “Patch Adams”, “Nueve meses”, “Jack” y, por supuesto, “Señora Doubfire, papá de por vida” (Globo de Oro a la mejor interpretación masculina en comedia).

Podría seguir enumerando títulos pero creo que con los mencionados ya se hace justicia a este gran actor. Un hombre acostumbrando a hacer reír que se refugiaba en la cocaína para lograr algunos momentos de paz. En medio de su verborrea incesante y de su imagen pública, Williams era un hombre lastrado por sus adicciones y por sus inseguridades.

Irónico para alguien tan admirado. Hasta el propio presidente de los Estados Unidos lo ha calificado como uno de los “pocos” genios de la comedia quien fue, además, “piloto, doctor, genio, niñera, presidente, profesor, Peter Pan y todo lo demás”. En definitiva: “alguien que nos hizo reír y llorar”.

Han sido muchos, muchísimos, los mensajes de condolencias pero, de todos ellos, me quedo con uno, el más certero para los que amamos tanto el cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s