“Mamá, quiero ser actriz (porno)”

Por @Mari_Polin

Sasha_Grey_@_FIL,_December_2013_GST_GST_5811_(11293323816)Andaba yo preocupada porque no encontraba un tema que realmente despertara mi atención en esta semana. Terminado el Mundial mi mente ávida de más frivolidades buscaba un hilo del que tirar para no faltar a mi habitual cita con este blog. Cuando ya casi me había rendido topé por casualidad con una reseña sobre la película ‘Open Windows’ de ese “genio” de nuestro cine: Nacho Vigalondo, un auténtico maestro en vender truños como si fueran historias novedosas e inteligentes. En definitiva, el noble arte de esto que se ha dado en llamar #postureo.

Pero el protagonista de esta entrada veraniega no es Nacho Vigalondo (ya le gustaría) sino su actriz principal en esa película. Una chica morena con cara de modosita que resulta ser toda una experta en eso del cine. Una americana de apenas 26 años que decidió dejar de rodar películas para adultos porque su productora se fue al garete. Nada de remordimientos ni gaitas, pragmatismo puro.

Lo curioso del caso es que la chica contaba solo con 21 años. Y a esa edad en la que yo aún andaba a trompicones por la vida (más o menos como ahora, la verdad) a nuestra Sasha ya le había dado tiempo a hacerse estrella del porno y a dejarlo. Sasha, la misma que ganó un premio por la mejor escena del sexo oral en el año 2010, se reinventa con descaro y disciplina. Steven Sodenbergh le lanzó el guante con ‘The girlfriend experience’ y ella decidió aprovechar la oportunidad de cambiar de aires tras una dilatada carrera que abarca la nada despreciable cifra de 400 películas porno en las cuales ha podido trabajar con estrellas de talla mundial como Rocco Siffredi a quien, por cierto, devoró sin contemplaciones.

Pero los talentos de Sasha (sin segundas intenciones, conste) van más allá de los que os estoy contando. La californiana es, además, escritora y ya lleva publicadas varias novelas además de haber participado en tres discos con una banda de música electrónica. Y si los directores no la llaman, dice, ella misma decide contactar con ellos. Así ha llegado al reparto de ‘Open Windows’ compartiendo protagonismo con Elijah Wood. De hecho el propio Vigalondo ha confesado que escribió el papel pensando en Megan Fox.

Y si os hablo de Sasha es porque, sinceramente, para mí es un ejemplo. Y lo es porque no le importan demasiado lo que los demás piensen de ella. Trata de encontrar su camino de las mil formas que la vida le pone a su alcance. Es lo suficientemente inteligente y fuerte como para que no le afecte que mucha gente (demasiada, por desgracia) la considere algo así como una puta.

Pero, al margen de prejuicios, Sasha sigue adelante. Se niega a pedir perdón por su pasado y, a cambio, ha decidido ser consecuente. Y me causa admiración por ello. Así que si no la conocían aún y, como yo, detestan el cine de Vigalondo y Sodenbergh, tienen dos opciones: o esperar a que ruede con otro director o bucear entre su filmografía. ¿Qué deciden?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s