Huir de la guerra, dormir en la plaza

Por @LOrtizGomez

20140617_210019

Mohamed Mohamed Ali, 24 años / Foto: @LOrtizGomez

Mohamed Mohamed Ali tiene 24 años y es estudiante de Económicas, o al menos lo era antes de que la guerra le obligara a huir. Ali, nacido en Alepo, Siria, ha pasado de ocupar una mesa en la facultad a acampar en la Plaza de los Reyes, frente a la Delegación del Gobierno en Ceuta, pidiendo la agilización de los trámites de su solicitud de asilo o refugio y su traslado a la península. No es el único, junto a él otras 80 personas, la mitad de ellas niños, permanecen acampadas desde hace más de 40 días reclamando lo que creen que es justo, su reconocimiento como refugiados y la posibilidad de salir de la Ciudad Autónoma.

El destino de Ali no era España. Su principal objetivo, explica, es poder establecerse en un lugar en el que poder continuar sus estudios y, en un primer momento, pensó que Turquía era una buena opción. Sin embargo, una vez allí, se dio cuenta de que la situación para él y sus compatriotas no iba a ser sencilla por lo que decidió emprender de nuevo el viaje. Un viaje que le llevó a pasar sus peores momentos en Argelia e incluso a valorar la posibilidad de intentar establecerse en Marruecos. Finalmente llegó a España, a Ceuta, hace algo más de cuatro meses. En marzo solicitó asilo político, cuenta mientras enseña el documento con la fecha, y aún está a la espera de que se resuelva el procedimiento, lo más preocupante, explica, es que algunos de sus compañeros llevan más de nueve meses en esta situación y sin obtener una respuesta por parte de las autoridades españolas.

Ali no sabe nada de su familia directa desde que salió de Siria. En los últimos días ha conseguido contactar con algunos familiares pero ninguno ha podido decirle nada al respecto. A la guerra, la huida y la entrada en Ceuta se une ahora la decepción. Decepción, explica, por la tardanza en la tramitación de su proceso de asilo o refugio y porque en la ciudad autónoma, afirma, él y sus compatriotas se sienten como en una cárcel “Me siento mal. Vengo huyendo de una guerra y estoy como en una especie de cárcel, atrapado, sin que me den salidas ni soluciones”.

El pulso con la Delegación del Gobierno

20140617_210219

El campamento sirio junto a la Iglesia de San Francisco (Ceuta) / Foto: @LOrtizGomez

Respecto a los motivos que les llevaron a salir del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, Ali asegura que no era el lugar más adecuado para las familias y los niños “las condiciones no son las idóneas para las familias. La convivencia es muy dura con personas pertenecientes a tantas nacionalidades y a culturas tan diferentes. La segunda parte es que vemos que nuestra situación se está dilatando más de la cuenta y si no hacíamos algo iba a seguir siendo así”. Cuando se le interpela si la calle es mejor sitio para los pequeños responde “la situación de los niños aquí también es dura pero es la única manera de hacer presión, de que todo el mundo se entere de que venimos de una zona de guerra y que se nos niega el asilo político”.

Ali muestra también su malestar porque en su visita a Ceuta la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, no se acercara a conocer su situación de primera mano. Asegura que sienten una falta de solidaridad total por parte de las autoridades y recuerda, de nuevo, que huyen de la guerra.

A pesar de que no pasara por la Plaza de los Reyes, la Defensora del Pueblo si se refirió en su visita a la ciudad a la situación de las personas de origen sirio. Soledad Becerril afirmaba que España debe mejorar y agilizar la tramitación de las solicitudes de asilo y equipararla a la de otros países del entorno europeo.

3.000 firmas y el apoyo de las asociaciones

Un grupo de hombres del campamento sirio habla con Ali y Faitah

Un grupo de hombres del campamento sirio habla con Ali y Faitah / Foto: @LOrtizGomez

Apenas unas horas después de que Ali contara su historia de De Vuelta y Vuelta una decena de asociaciones entregaron 3.000 firmas de ciudadanos ceutíes reclamando los derechos de los ciudadanos sirios de obtener la condición de asilados políticos o refugiados y poder salir de Ceuta.

Asociaciones, como Pedagogía Ciudadana, trabajan desde el primer día para facilitar la vida de las personas que acampan en la Plaza de los Reyes, creen que es una causa justa, así lo explica Mohamed Faitah, portavoz de la asociación, “Creo que lo que están haciendo es lo correcto, que es lo que deberían hacer todos los ciudadanos cuando se atenta contra los derechos y la dignidad de las personas. Su situación es particular, no es la misma que la de otro tipo de inmigrantes que vienen a nuestra ciudad, ellos llegan desde una zona que está en conflicto, se les tiene que otorgar el estatuto de refugiados”

Mohamed Faitah cree que el mensaje que está trasladando el Gobierno es equivocado. “Es como si fuera un pulso, aquí no importan los derechos humanos. Parece que las autoridades dicen si no os adaptais a lo que os pedimos os vamos a complicar más la vida y, sinceramente, creo que ese no debe ser el papel del Gobierno”

La pancarta que preside el campamento sirio en la Plaza de los Reyes, Ceuta / Foto: @LOrtizGomez

La pancarta que preside el campamento sirio en la Plaza de los Reyes, Ceuta / Foto: @LOrtizGomez

Le sorprende, especialmente, la falta de sensibilidad de los ciudadanos que pasan o que disfrutan cada día de su tiempo de ocio en la céntrica plaza ceutí “Lo que percibimos es que están invisibilizados, nos da mucha pena cuando pasamos por aquí y parece que estas personas son parte del mobiliario urbano. Ves a los críos en el campamento por un lado y luego a los niños ceutíes por otro, sin interactuar, sin relacionarse… Es muy triste, se está perdiendo lo más importante que es la humanidad. Yo creo que ante todo, independientemente de la polémica, son personas”

Mientras Faitah y Ali hablan los niños sirios juegan a su alrededor y un grupo de hombres del campamento se acerca. Escuchan atentamente sus palabras y reclaman atención. Aseguran que son muchos los periodistas y los medios que se acercan a hablar con ellos pero creen que su historia no está teniendo repercusión. Quieren que llegue a todas partes, a los organismos internacionales, que se conozca en todo el mundo e insisten que se sienten en Ceuta como en una cárcel, que ellos no han hecho nada malo y que su único pecado ha sido huir de la guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s