Dudas y más dudas sobre la presidencia de la Comisión Europea

Por @LOrtizGomez

Christine Lagarde, directora del FMI / Foto: FMI

Christine Lagarde, directora del FMI / Foto: FMI

Lo advertíamos hace una semana y las informaciones sobre los encuentros entre los miembros del Consejo siguen apuntando en la misma dirección, se complica la presidencia de la Comisión Europea para Jean Claude Juncker, todo ello a pesar de que su partido, el PPE, fue el vencedor de los comicios del pasado 25 de mayo y de su derecho, según se vendió a las ciudadanos de cara a las elecciones, a tratar de conseguir los apoyos de la mayoría del Parlamento para ser presidente de la Comisión. Los jefes de estado, integrantes del Consejo, no parecen estar por la labor.

Encabeza la rebelión la canciller alemana, Angela Merkel, quien a pesar de su apoyo público al candidato luxemburgués no deja de mantener encuentros y conversaciones con otros líderes europeos, el último François Hollande, para conocer su parecer sobre la posible candidatura de la hasta ahora directora del Fondo Monetario Internacional, Chistrine Lagarde, a la presidencia de la Comisión. Pero no solo ella, otros tampoco ven con buenos ojos la presidencia del candidato vencedor como el primer ministro británico, David Cameron, que ve en Juncker a una persona que ha apostado demasiado por la integración, o los gobernantes de Suecia, Hungría y Holanda.

Juncker cuenta a su favor con el compromiso de los grupos europeos que presentaron candidato a las elecciones del 25 de mayo que hicieron público en los distintos debates que no aceptarían un presidente de la Comisión que no fuera candidato oficialmente y con la posiblidad de que la decisión de plantear otro candidato genere el primer gran choque de esta legislatura entre el Parlamento y el Consejo con el cumplimiento del Tratado de Lisboa como fondo.

El establecimiento de un presidente de la Comisión que emane de la voluntad popular parece, en este momento, estar lejos de convertirse en una realidad y muchos miembros del Consejo comienzan a ver en la directora del Fondo Monetario Internacional a la mejor candidata para el puesto, la pregunta, ahora, es cual será la respuesta de los ciudadanos que ya perciben las instituciones europeas como alejadas de su vida diaria y que, de confirmarse la presidencia de alguien que no fuera Juncker, comenzarían a verla, además, como antidemocrática a causa del engaño del que se sentirán víctimas tras las continuas referencias en la campaña a que su voto sería fundamental para la elección de este cargo. No es un asunto baladí y, tal y como ya expresaba la pasada semana, los miembros de la comisión deberían tener en cuenta los daños que pueden generarla a una institución ya de por si desgastada por la crisis de los últimos años y los problemas para gestionarla.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s