La PAH reclama al Banco de España que informe sobre qué entidades están desahuciando

Por @LOrtizGomez

Stop Desahucios en las Marchas de la Dignidad / Foto: @juliobasurco

Stop Desahucios en las Marchas de la Dignidad / Foto: @juliobasurco (archivo)

El Banco de España hacía públicos este martes los datos sobre el número de familias que han perdido su vivienda a lo largo de 2013 por no poder hacer frente a sus obligaciones con los bancos. Una cifra que se acerca a las 50.000 y que supone un incremento de casi 5.000 personas respecto al año 2012. La frialdad de los datos no sirve en ocasiones para explicar esta realidad que no es otra que la de casi 40.000 nucleos familiares que perdieron el pasado año su vivienda habital.

El informe del Banco de España indica que el número de familias que han tenido que entregar su vivienda en 2013 ha subido un 11 por ciento respecto al año anterior. Igualmente subraya que a pesar de que se ha producido un mayor número de daciones en pago (una de las reivindiciones de las personas afectadas por este tipo de situaciones), un 1’3 por ciento más que en 2012, el número de las correspondientes a vivienda habitual se ha reducido en torno a un 13 por ciento. El aumento de los desahucios por vía judicial ha sido del 18’5 por ciento respecto a 2012, en total se han producido 21.054 frente a los 19.335 del año anterior. Finalmente otra de las cifras que aporta el Banco de España es el número de desahucios en el que han tenido que intervenir los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que ha ascendido a 147, menos de la mitad que en el año 2012.

Los datos con los que se ha elaborado el informe ya no son fruto de una encuesta, como sucedió en 2012, sino que son aportados por las entidades bancarias de acuerdo a la Circular del Banco de España 1/2013, del 24 de mayo, por la que éstas deben facilitar la información a este respecto. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ya se ha pronunciado respecto al informe y ha recriminado al Banco de España que no informe de cuales son los bancos que están desahuciando a pesar de reconocer que son las propias entidades financieras las que le han hecho llegar los datos. Para la PAH este dato es de especial interés debido a que varios bancos han sido rescatados con dinero público y sería especialmente trágico que precisamente estas entidades sean las que sigan dejando a familias en la calle.

Igualmente, y teniendo en cuenta que más de la mitad de las entregas de vivienda habitual se produjeron por vía judicial, la PAH ha denunciado la indefensión en la que se encuentran muchas de estas familias ante el procedimiento de ejecución hipotecaria, en muchos casos sin asistencia letrada, incumpliendo los derechos fundamentales.

Pero la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha puesto la lupa sobre otro aspecto del problema: aparte de los desahucios hipotecarios, explica esta organización, una de las mayores injusticias a las que se enfrenta son los desahucios de vivienda pública y social, especialmente dramático porque las familias que los habitan pertenecen a colectivos en riesgo de exclusión.

Esta nota no menciona qué bancos están desahuciando, pese a reconocer que los datos que contiene están facilitados por las propias entidades financieras. Consideramos que este dato es de especial interés ya que varias entidades en este país han sido rescatados con dinero público. Ningún desahucio de primera residencia debe ser permitido, pero resulta especialmente trágico que los bancos rescatados con dinero de todos sigan dejando a familias en la calle. Consideramos que este es un dato de especial interés que debería ser público.

Según el Banco de España, más de la mitad de las entregas de vivienda habitual en 2013 (21.054, un 54% del total) se produjeron por vía judicial, y en la gran mayoría de los casos las viviendas estaban ya vacías. En este sentido, denunciamos la situación de indefensión a la que se enfrentan muchas familias ante el procedimiento de ejecución hipotecaria, tramitados en su mayoría sin asistencia letrada, algo que supone una vez más una violación de derechos fundamentales.

También denunciamos la falta de información y recursos con las que la mayoría de familias se enfrentan a la entidad financiera y al procedimiento judicial, y la falta de compromiso de las instituciones públicas para revertir esta situación, llevando a muchas familias, presas del miedo, a abandonar sus viviendas antes de que concluya el procedimiento judicial, o sin explorar todas las vías para lograr su permanencia en su vivienda. Denunciamos también como la inmensa mayoría de estas familias, tras la entrega de la vivienda, mantienen una deuda perpetua con la entidad financiera que las condena a la exclusión social.

Los datos del Banco de España muestran también cómo la mayoría de entregas voluntarias de vivienda habitual, que suponen un 46% del total, se producen a través de la dación en pago (13.178 de un total de 17.907 entregas voluntarias, un 73,59%). Ésta es una de las medidas de mínimos defendidas por la PAH para garantizar que la pérdida de vivienda no vaya acompañada de una deuda perpetua con la entidad financiera. Es destacable en este sentido que el número total de daciones en pago en vivienda habitual desciende respecto al 2012. Esto nos habla de la dureza con la que la mayoría de entidades financieras siguen afrontando la búsqueda de un acuerdo con las familias, haciendo prevalecer su posición de fuerza frente a los deudores habitacionales y dejando patente que su mayor interés es maximizar sus beneficios, y no colaborar a la mejora de las condiciones de vida de las mayorías sociales.

De la misma manera, consideramos que esta nota no demuestra el problema de los desahucios en toda su magnitud. A parte de los desahucios hipotecarios, una de las mayores injusticias que nos estamos encontrando con respecto a esta temática son los desahucios de vivienda pública y social.

Estos desahucios son especialmente dramáticos porque las familias que los habitan son colectivos en riesgo de exclusión social. En lugar de desarrollar unas políticas públicas dirigidas a garantizar el derecho a la vivienda, desahuciamos vivienda pública para podérsela vender a Fondos de Inversión a precio de saldo, como es el caso del lote de 1.860 viviendas que ha sido vendido por la EMVS a Blakcstone.

En relación a los desahucios con intervención de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los datos aportados por el Banco de España anuncian un elevado descenso de los mismos: 93 de primera vivienda y 147 en total en el año 2013, frente a los 246 del 2012. Consideramos que estos datos ocultan la inmensa mayoría de desalojos forzosos que se producen por las vías anteriormente mencionadas, y que si bien no requieren el empleo de las fuerzas de orden público, siguen siendo altamente violentos porque vulneran derechos fundamentales de las familias. Además, no informan de la cantidad de desahucios en los que la fuerza pública no llega a intervenir, ni se ejecutan los lanzamientos, por la acción de los y las vecinas que defienden los derechos habitacionales de las familias a través de la campaña Stop Desahucios. Es por ello que seguimos denunciando con rotundidad la represión que sufrimos día a día los y las defensoras del derecho a la vivienda.

El problema de los desahucios es muy amplio y una de las batallas que damos desde las PAHs es tratar de mostrar la su auténtica magnitud, así como la injusticia que se lleva a cabo con ellos. No pararemos en nuestra labor.

– See more at: http://afectadosporlahipotecamadrid.net/2014/05/20/comunicado-pah-madrid-50-000-familias-perdieron-su-vivienda-en-2013-y-lo-que-no-cuenta-el-banco-de-espana/#sthash.4lPRD43m.dpuf

 

Esta nota no menciona qué bancos están desahuciando, pese a reconocer que los datos que contiene están facilitados por las propias entidades financieras. Consideramos que este dato es de especial interés ya que varias entidades en este país han sido rescatados con dinero público. Ningún desahucio de primera residencia debe ser permitido, pero resulta especialmente trágico que los bancos rescatados con dinero de todos sigan dejando a familias en la calle. Consideramos que este es un dato de especial interés que debería ser público.

Según el Banco de España, más de la mitad de las entregas de vivienda habitual en 2013 (21.054, un 54% del total) se produjeron por vía judicial, y en la gran mayoría de los casos las viviendas estaban ya vacías. En este sentido, denunciamos la situación de indefensión a la que se enfrentan muchas familias ante el procedimiento de ejecución hipotecaria, tramitados en su mayoría sin asistencia letrada, algo que supone una vez más una violación de derechos fundamentales.

También denunciamos la falta de información y recursos con las que la mayoría de familias se enfrentan a la entidad financiera y al procedimiento judicial, y la falta de compromiso de las instituciones públicas para revertir esta situación, llevando a muchas familias, presas del miedo, a abandonar sus viviendas antes de que concluya el procedimiento judicial, o sin explorar todas las vías para lograr su permanencia en su vivienda. Denunciamos también como la inmensa mayoría de estas familias, tras la entrega de la vivienda, mantienen una deuda perpetua con la entidad financiera que las condena a la exclusión social.

Los datos del Banco de España muestran también cómo la mayoría de entregas voluntarias de vivienda habitual, que suponen un 46% del total, se producen a través de la dación en pago (13.178 de un total de 17.907 entregas voluntarias, un 73,59%). Ésta es una de las medidas de mínimos defendidas por la PAH para garantizar que la pérdida de vivienda no vaya acompañada de una deuda perpetua con la entidad financiera. Es destacable en este sentido que el número total de daciones en pago en vivienda habitual desciende respecto al 2012. Esto nos habla de la dureza con la que la mayoría de entidades financieras siguen afrontando la búsqueda de un acuerdo con las familias, haciendo prevalecer su posición de fuerza frente a los deudores habitacionales y dejando patente que su mayor interés es maximizar sus beneficios, y no colaborar a la mejora de las condiciones de vida de las mayorías sociales.

De la misma manera, consideramos que esta nota no demuestra el problema de los desahucios en toda su magnitud. A parte de los desahucios hipotecarios, una de las mayores injusticias que nos estamos encontrando con respecto a esta temática son los desahucios de vivienda pública y social.

Estos desahucios son especialmente dramáticos porque las familias que los habitan son colectivos en riesgo de exclusión social. En lugar de desarrollar unas políticas públicas dirigidas a garantizar el derecho a la vivienda, desahuciamos vivienda pública para podérsela vender a Fondos de Inversión a precio de saldo, como es el caso del lote de 1.860 viviendas que ha sido vendido por la EMVS a Blakcstone.

En relación a los desahucios con intervención de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los datos aportados por el Banco de España anuncian un elevado descenso de los mismos: 93 de primera vivienda y 147 en total en el año 2013, frente a los 246 del 2012. Consideramos que estos datos ocultan la inmensa mayoría de desalojos forzosos que se producen por las vías anteriormente mencionadas, y que si bien no requieren el empleo de las fuerzas de orden público, siguen siendo altamente violentos porque vulneran derechos fundamentales de las familias. Además, no informan de la cantidad de desahucios en los que la fuerza pública no llega a intervenir, ni se ejecutan los lanzamientos, por la acción de los y las vecinas que defienden los derechos habitacionales de las familias a través de la campaña Stop Desahucios. Es por ello que seguimos denunciando con rotundidad la represión que sufrimos día a día los y las defensoras del derecho a la vivienda.

El problema de los desahucios es muy amplio y una de las batallas que damos desde las PAHs es tratar de mostrar la su auténtica magnitud, así como la injusticia que se lleva a cabo con ellos. No pararemos en nuestra labor.

– See more at: http://afectadosporlahipotecamadrid.net/2014/05/20/comunicado-pah-madrid-50-000-familias-perdieron-su-vivienda-en-2013-y-lo-que-no-cuenta-el-banco-de-espana/#sthash.4lPRD43m.dpuf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s