¿Calidad educativa?

Por @mpereztriano

20140508_143801Está tan de moda hablar de calidad en educación, que así se llama la nueva ley aprobada por el actual Gobierno: Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. Este texto modifica lo esencial de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE) con intención, o eso manifiesta el Ministro de Educación, de lograr un aumento en la calidad de la educación que se imparte en España.

El Partido Popular lleva años desprestigiando a la educación española, a pesar de que nuestros titulados universitarios gozan de un gran prestigio en el exterior. El argumento más extendido es el que usa los resultados del ya célebre Informe PISA, libro sagrado del neoliberalismo en materia educativa. Lo cierto es que estas pruebas son bastante discutibles si de lo que se trata es de evaluar una educación integral. No contempla contenidos de Historia, Literatura o Filosofía, áreas del saber que no encajan en la concepción mercantilista y competitiva que se promueve desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organización responsable de la realización de las pruebas.

Si creemos en la eficacia y la utilidad del Informe, se puede afirmar, en contra de lo que proclama la prensa más conservadora, que no estamos tan mal. Globalmente, los resultados de los estudiantes españoles son un poco inferiores la media, pero si lo medimos por Comunidades Autónomas, existen algunas por debajo y otras al nivel de importantes potencias educativas. No hace falta decir que todas ellas poseen el mismo sistema educativo, lo que hace pensar que quizá la ley no sea la responsable de los datos de PISA.

No se sabe cómo el Ministerio de Educación aumentará el nivel de nuestros estudiantes en este informe, pero sí que no será aumentando la inversión. Esta ha bajado desde el 5,1% del PIB en 2009 (techo del esfuerzo educativo) al 4,2 actual. No es un problema para el Gobierno de Mariano Rajoy, que afirma sin tapujos que la inversión no está relacionada con la calidad de la enseñanza.

Tampoco debe estar reñida con la calidad la formación del profesorado, ámbito que se ha visto reducido en más de treinta millones de euros (de 41 a 3 millones presupuestados). El número de profesores en las aulas disminuye, a la vez que aumenta el número de alumnos, lo que empeora la idolatrada calidad.

La equidad está siendo brutalmente atacada, ya que la reducción en las partidas de becas está minando la igualdad de oportunidades, sobre todo en el nivel universitario, donde ya se han conocido casos verdaderamente alarmantes de estudiantes que tienen que abandonar su formación.

Parece difícil que los cambios ideológicos que introduce la LOMCE aumenten la calidad de la enseñanza, pero aún más complicado que los recortes en docentes y en su formación, en becas y en inversión general vayan a provocar algún tipo de mejora en nuestro sistema educativo. En los dos años y medio de Gobierno del Partido Popular, la calidad que se aprecia en el sistema educativo es la calidad humana y profesional de muchos docentes que, en peores condiciones que nunca, desarrollan cada día su trabajo lo mejor que saben.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s