Náufragos de las palabras (La situación de la profesión periodística)

Por @LOrtizGomez

Ingrata profesión la del periodista. Vocación de servicio incansable, siempre presionado por los poderes y, en muchas ocasiones, incomprendido por la sociedad. Servidor de intereses malsanos para algunos, defensor de causas perdidas para otros, siempre en el ojo del huracán. A todos estos males de una profesión devastada por la precariedad laboral y económica desde mucho antes de la crisis se ha sumado desde 2008 la pérdida de 11.150 empleos. Ni uno ni dos, 11.150 empleos perdidos en 5 años, el mismo periodo en el que se han licenciado, solo en la rama de Periodismo, más de 16.000 personas. La Asociación de la Prensa de Madrid ha presentado estos datos y otros que hacen que la profesión no pare de temblar. En el último año se han destruido 4.434 puestos de trabajo y han cerrado 73 medios.

Hace apenas unos meses tenía la oportunidad de participar en el Congreso de Periodismo Antonio López Sánchez Prado para dar a los estudiantes una visión de esta profesión desde los medios locales. Les hablé de una profesión dura, donde la realidad nunca se asemeja a la ficción que nos venden películas y series de moda, pero una profesión vocacional, que siempre genera satisfacción, que te hace acostarte con la conciencia tranquila por saber que estas ayudando a que tus vecinos sepan un poco más del mundo que les rodea. Algunos de los jóvenes presentes me acusaron de catastrofista, de hundirles la moral, de haber sido demasiado dura… a la luz de los últimos acontecimientos quizá lo que hice fue quedarme corta. Y tengo motivos para sufrir por mi profesión… Una profesión que en los últimos tiempos se enfrenta a ofertas de trabajo sin remuneración, comparecencias en las que no se admiten preguntas, plasmas y rupturas de pactos que habían sobrevivido más de una década y a dos presidentes del Gobierno en la Moncloa… Y nosotros aguantamos, y dejamos pasar, sin el desarrollo de una ley que nos proteja específicamente, aferrándonos al artículo 20 de la Constitución Española como el náufrago a su tabla de salvación.

Amo mi profesión, amo el periodismo, no sabría hacer otra cosa, pero creo que debemos reflexionar, analizar como hemos llegado hasta aquí y hacernos valer igual que lo hacen otras profesiones como abogados, médicos e ingenieros… Quizá así el próximo año no hablaremos de otros 4.000 empleos perdidos y más de 15.000 ilusiones destrozadas.

Anuncios

Un comentario en “Náufragos de las palabras (La situación de la profesión periodística)

  1. Justamente hoy estuve viendo una oferta para periodista freelance, en la que se ofrecían 60 céntimos por artículo publicado. Lo que está pasando con el periodismo es para echarse a llorar. Nos piden que sepamos idiomas, que seamos Comunity Manager, que editemos audio, video e imagen y, ya si eso, que busquemos noticias y las publiquemos, lo de contrastar está sobrevalorado, lo importante es que hagas el trabajo de 3 por el precio de becario, y eso cuando se tiene la “suerte” de cobrar, que muchos te sueltan eso de “nos tienes que dar las gracias, que te estamos abriendo puertas y te damos experiencia”, vamos, que les tendríamos que pagar a ellos y todo. No sé qué se contará ahora en las facultades de periodismo, pero esto pinta cada vez peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s