La estrategia errada

Por @mpereztriano

Semanas después de la polémica creada en torno a la reinstalación de concertinas con cuchillas en las fronteras españolas con Marruecos, el tema sigue estando de actualidad debido a las últimas declaraciones del Ministro del Interior. El señor Fernández Díaz ha afirmado que está dispuesto a rectificar, si se demuestra que hay otros medios disuasorios y pasivos de la misma eficacia. Como novedad, el titular de Interior ha comentado también, que las concertinas existentes en Ceuta, son iguales que las de Melilla.

La semana pasada fue el Presidente del Gobierno quien manifestó su sorprendente opinión al respecto, pues Mariano Rajoy no sabe “si pueden afectar a las personas”.

Estas concertinas ya estuvieron colocadas en las fronteras españolas entre los años 2005 y 2007, año en el que el Gobierno socialista, tras comprobar los devastadores daños que dicho medio provocaba en los inmigrantes, decidió retirarla. A ello hacía alusión hace unos días el entonces Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba: “Ayer oí al presidente del Gobierno diciendo que tiene que encargar un informe para ver si las cuchillas cortan. Pues ya se lo digo yo, las cuchillas cortan, que no busque informes. Que me llame por teléfono y le diré que las quite esta tarde y que no espere a ningún informe”

Las reacciones han sido múltiples en estos días, no sólo desde el mundo de la política, sino también desde diversas asociaciones y ONG. Una de las organizaciones referentes en el ámbito de la atención a refugiados, CEAR, ha exigido su retirada y ha recordado que “gran parte de las personas que tratan de llegar a España por esta vía, son susceptibles de recibir protección internacional, huyendo de conflictos y de violación de derechos humanos en sus países de origen”.

La última asociación en hablar del asunto ha sido la Unión Progresista de Fiscales, que ha manifestado su rechazo absoluto a este sistema, pues “pone en grave peligro la vida y la integridad de las personas”. Los fiscales van más allá y ponen en duda la estrategia global de lucha contra la inmigración y las mafias, basada en levantar más y más vallas mirando hacia otro lado ante el drama que sufren miles de personas.

En conclusión, el Gobierno parece cambiar de opinión, y estar abierto a rectificar y retirar este dañino método disuasorio. No son pocos los que manifiestan que este drama no se termina con cuchillas, y que estas personas van a seguir intentando entrar con o sin concertinas. Lo que sí se puede afirmar a estas alturas, a tenor de las cientos de entradas que se siguen produciendo cada año, es que la estrategia europea y española de blindar las fronteras y conceder cada vez menos protecciones internacionales, ha fracasado estrepitosamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s